Horacio Quiroga: Decálogo del perfecto cuentista

Horacio Quiroga



  1. Cree en un maestro — Poe, Maupassant, Kipling, Chejov— como en Dios mismo.

  2. Cree que su arte es una cima inaccesible. No sueñes en domarla. Cuando puedas hacerlo, lo conseguirás sin saberlo tú mismo.

  3. Resiste cuanto puedas a la imitación, pero imita si el influjo es demasiado fuerte. Más que ninguna otra cosa, el desarrollo de la personalidad es una larga paciencia.

  4. Ten fe ciega no en tu capacidad para el triunfo, sino en el ardor con que lo deseas. Ama a tu arte como a tu novia, dándole todo tu corazón.

  5. No empieces a escribir sin saber desde la primera palabra adónde vas. En un cuento bien logrado, las tres primeras líneas tienen casi la importancia de las tres últimas.

  6. Si quieres expresar con exactitud esta circunstancia: "Desde el río soplaba el viento frío", no hay en lengua humana más palabras que las apuntadas para expresarla. Una vez dueño de tus palabras, no te preocupes de observar si son entre sí consonantes o asonantes.

  7. No adjetives sin necesidad. Inútiles serán cuantas colas de color adhieras a un sustantivo débil. Si hallas el que es preciso, él solo tendrá un color incomparable. Pero hay que hallarlo.

  8. Toma a tus personajes de la mano y llévalos firmemente hasta el final, sin ver otra cosa que el camino que les trazaste. No te distraigas viendo tú lo que ellos no pueden o no les importa ver. No abuses del lector. Un cuento es una novela depurada de ripios. Ten esto por una verdad absoluta, aunque no lo sea.

  9. No escribas bajo el imperio de la emoción. Déjala morir, y evócala luego. Si eres capaz entonces de revivirla tal cual fue, has llegado en arte a la mitad del camino.

  10. No pienses en tus amigos al escribir, ni en la impresión que hará tu historia. Cuenta como si tu relato no tuviera interés más que para el pequeño ambiente de tus personajes, de los que pudiste haber sido uno. No de otro modo se obtiene la vida del cuento.


Horacio Quiroga
Decálogo del perfecto cuentista (1927)

Comentarios

  1. qué bueno amanecer con este gran poema! (y que me digan que no lo es...)

    hacía mucho que lo andaba buscando

    ResponderEliminar
  2. Qué buenos consejos...Gracias a quién lo publicó...

    ResponderEliminar
  3. Me encanta este decálogo de Quiroga pero hay algo en lo que no concuerdo. Eso de no escribir bajo el influjo de la emoción no me convence , por mas de que se trata de cuentos, creo que escribir "en caliente" aporta una cuota de emociones al texto que lo hacen único. Quizás después haya que pulir mucho más si uno escribe bajo el influjo de la emoción pero yo creo que aporta muchísimo sin duda.

    ResponderEliminar
  4. Nadu, pensé exactamente lo mismo!!!
    Ahora es cuestión de implementar el resto.

    Qué lindo

    ResponderEliminar
  5. el punto 5 me espanta, será por eso que no consigo escribir un cuento, por más voluntad que le ponga.
    el punto 7 es contundente, y se me ocurre que algo de cierto habrá; pocas cosas como tan difíciles como encontrar la palabra justa para el momento justo.
    ¿el punto 9?, ¿el imperio de la emoción?
    ¿alguien mepuede dar la dirección de ese bar?, yo quiero probar cómo es escribir desde ahí y después les cuento...
    Saludos!

    ResponderEliminar
  6. -COINCIDO EN TODO CON NANU.ES MAS VERAZ O VEROSIMIL EL RELATO EN "CALIENTE" DEL TESTIGO DE UN CRIMEN QUE EL MISMO TOMADO DOS AÑOS DESPUES.
    - GRAN JEFE: ¿Y LA CACOFONÏA? Y BLA, BLA, BLA...?
    DEJARIAS RIO-FRIO, o RIO-HELADO TE SUENA MEJOR?
    -¡CUANTO DE LO QUE NOS ENSEÑASTE ESTA RESUMIDO EN ESTE DECALOGO!

    ResponderEliminar
  7. No estoy muy de acuerdo con el punto 5 y 8.
    En realidad "no empezar sin saber a donde vas" y "conduce a tus personajes... sin ver otra cosa que el camino que les trazaste...", creo (y es una opinion) que no es asi.
    Justamente, se escribe bajo el imperio de la emocion y de los sentimientos porque si se deja enfriar para luego racionalizar, el arte queda muy atras. Y por supuesto, otra cosa es revisar y corregir.
    Me gustan mas otros decalogos e incluiria a Chesterton.
    Saluditos.
    Bea

    ResponderEliminar
  8. Con respecto al punto 9, no tengo gran experiencia en los cuentos, pero me ha pasado que he escrito poesía en el furor de la emoción y después me resulta intolerable, porque sólo era una descarga de mis emociones del momento. Creo que quizás les faltaba ese tiempo para poder vivirla como evocación de lo pasado y convertir eso en algo con valor estético que logre transmitir mejor lo que deseo. A alguien le pasó?

    ResponderEliminar
  9. - Creo que encontrarse con este decalogo es encontrar un tesoro. Gracias Zaiper ( Sebastian Barrasa, " El profe") por publicarlo. Ade

    ResponderEliminar
  10. ¡Es genial! Siempre que me lo encuentro me resulta emocionante. Gracias por publicarlo. Hay un portal muy bueno también que ha recopilado más cosas: http://www.ciudadseva.com/textos/teoria/sobre.htm
    Siempre!

    ResponderEliminar
  11. Sebastián Barrasa, El Zaiper.
    ¡Tan agradecida que haya tenido a mi alcance el decálogo de Quiroga, perfecto, intachable!
    Con este envío tuyo, me has dado la oportunidad de aprender algo más. Todos los días hay en tus textos ese algo más para aprender. Coincido con Quiroga en casi todo. y por supuesto que considero que por lo general, se escribe sobre lo leído sin plagiar o imitar. "Sería lo correcto"...
    Gracias nuevamente. Un abtazo
    soniacautiva@gmail.com

    ResponderEliminar
  12. El extremo de la parte "automatica" de la literatura, con el acto de escribir "en caliente" son, en parte, contradictorios, creo que lo que trata en si este decalogo es sobre encontrar el equilibrio entre lo mas viceral de las emociones y la escacez de la misma en la logica. Es muy dificil encontrar ese nivel de equilibrio, pero creo que los mejores ejemplos que podemos dar sobre reales genios se atan, siquiera un poco, a esta definicion.
    Creo que si usamos a la literatura para "descargar" las emociones mas frecuentes de la vida, lo que necesitamos, en realidad, es un psicologo, un buen amigo o un saco de box. Lo mejor seria expresar seres en cada palabra o, simplemente, interpretar filosofias en amaneceres distantes para plagar al entorno metafisico de realidades no fisicas.

    Igual siempre es bueno tener los consejos de estos grandes...

    ResponderEliminar
  13. irene uriza13/3/09 20:08

    ¿Por qué no usar (la palabra no me gusta)la literatura para "descargar las emociones más frecuentes de la vida"? Esas emociones, mientras más frecuentes, más universales.¿Descalificaría ésto a ese tipo de literatura?

    ResponderEliminar
  14. Coincido con la necesidad de otras cosas donde volcar las emociones. Sin embargo, para quienes somos amantes sin remedio de la palabra, ¿quién nos va a impedir plasmar nuestros sentimientos desnudos en un papel, sin censura? Es más, a mí me ha ayudado mucho, y además es conocido el poder terapéutico del escribir. Respecto a si eso es o no literatura, probablemente no lo sea, pero quizás sea una buena materia prima para ser moldeada más adelante.

    ResponderEliminar
  15. Irene uriza14/3/09 13:18

    Sí.Cuando uno está emocionada lo vomita en el papel (dolores o alegrías)
    -Si va a quedar en nuestro diario íntimo puede quedar así o nó: muchas veces al reelerlo cambiamos de opinión.
    -Si queremos trasmitírselas a otro/a o a otros/as,es conveniente trabajar lo escrito para que realmente se entienda lo que sentimos.

    ResponderEliminar
  16. Completamente de acuerdo con casi todos los puntos.

    Un verdadero manual del cuentista

    ResponderEliminar
  17. me fascino esto esta super bien

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Dejanos tu consulta o comentario.