Carta a un escritor (por Vanesa Giordano)

Este lugar, día de hoy de este mes del corriente año

Estimado coequiper:

Hacía tiempo que tenía ganas de ser yo la que te hablara, y no voy a desaprovechar esta oportunidad, aunque confieso que es raro esto de invertir los roles.
No sé porqué a veces me tenés tanto miedo. Yo sólo te ofrezco un lugar. Sí; es cierto, siempre te obligo a empezar de cero.
Está clarísimo que siempre llevás las de ganar ya que yo sólo recibo en mi regazo lo que vos querés que yo sea.
Al principio siento tu pánico; después, tu avanzar tímido, y en cuanto tomás un poquito de confianza... Luego, te quedás mirándome, y pueden suceder muchas cosas: te enojás, te sentís orgulloso, o se te mezclan un montón sensaciones desconcertantes. La mayoría de las veces, después de tomarte tu tiempo, volvés, y me modificás como se te antoja. A veces me dejás guardada en algún lugar y por un tiempo te olvidás de mí. Y algún día sucede algo que te hace recordarme, y entonces, me encontrás nuevamente, y me modificás una vez más.

Tenía muchas ganas de contarte todo esto, porque no entiendo cómo es que me tenés tanto miedo. Vos sabés que yo estoy, siempre. Sabés que hagas lo que hagas de mí, siempre te daré una nueva oportunidad. No me molesta que hagas conmigo lo que se te antoje. Esto no es un reclamo, ni una pasada de factura, ni nada por el estilo; todo lo contrario. Lo único que quisiera es que destierres ese pánico que veo en vos cada vez que me venís a buscar. No muerdo, no voy a saltarte a la yugular, no soy tu amenaza. Dale, che; dejáte de pavadas, y la próxima vez, vení a buscarme sin miedo; siempre voy a estar acá: esperándote, dispuesta, fértil. Eternamente a tu disposición, con todo mi cariño,

Yo,
la hoja en blanco



En realidad esta carta no fue escrita por la hoja en blanco sino por Vanesa Giordano: una de las últimas incorporaciones al grupo.
Vanesa es artista plástica y actualmente trabaja, además, como maquilladora artística y de FX en importantes productoras de Cine, TV y comerciales.


Es alumna del taller de creatividad literaria y miembro de cruzagramas desde abril de 2009.

Podés leer sus textos y contactarla en: http://laldeadelalma.blogspot.com/

Comentarios

  1. Me alegra ser el primer comentario!
    El texto está genial, realmente muy logrado y se merece con creces ser la portada de Cruzagramas!
    Felicitaciones Vane por haberlo escrito y por el talento reiterado que demostrás en distintas ramas del arte. Para los que no la conocen visiten su blog y vean los trabajos plásticos que hace que son espectaculares.
    Un saludo grande!

    ResponderEliminar
  2. Es que siempre eres una oportunidad y un desafío.

    ResponderEliminar
  3. Susana Russo30/5/09 17:06

    Hola Vanesa!
    causalmente hace un rato, estaba pensando en todas las hojas en blanco o sin terminar que tengo en mi haber...

    Y contestate a mis preguntas: para qué? por qué? para quién?.

    Y tenés razón, a la indefensa hoja en blanco, le tengo miedo, la dejo archivada y amontonada por tiempo indefinido...

    Sabés? al leerte, siento que no estoy sola en este camino de las tintas inconclusas.

    Grcias y un abrazo!

    Susana.

    ResponderEliminar
  4. Este lo leí, degusté, comenté y me encanté -de modo que ahora estoy encantado y no sé qué va a pasar conmigo- y le dije a Vane que me pareció muy original.
    Una vuelta de tuerca inspirada y querible.
    Felicitaciones, Vane!!!!!!!!

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Valeria Giordano30/5/09 17:45

    Vane... Qué lindo que escribís!!!!
    Tendríamos que tener más tiempo para poder bajar, a esta hoja en blanco, nuestros miedos, broncas, desiluciones.. y así con la magia de esta hoja ahora "escrita", transformar esos sentimientos en seguridades y alegrías.
    Te quiero!
    Vale

    ResponderEliminar
  6. Felicitaciones Vane!!!
    La hoja en blanco ya no da miedo, es, después de este texto, una maravillosa oportunidad de contar...

    besitos!
    Coni

    ResponderEliminar
  7. ¡Me gustó desde que lo leí en tu blog!

    Genera desafío; genera confianza.
    Esta hoja en blanco, es como un día nuevo en nuestra vida. Uno nunca sabe exactamente lo que le puede pasar... "vive" el día. Y en este caso vos, "escribís" el día, la vida, de la misma manera.

    Te felicito, Vane. Y te felicito también por tus fotos!!!

    Un beso,
    Keiko.

    ResponderEliminar
  8. Muy bueno, Vane.
    Susana Russo: Te perdí en el camino...
    Si sos quién creo contactame: Irene (2008)ireneuriza@hotmail.com

    ResponderEliminar
  9. ¡Felicitaciones Vane!!!
    Sólo en una mente creativa como la tuya podía tener lugar este texto. ¡Es una genialidad!
    Te envío también mis felicitaciones por ser la portada de Cruzagramas.
    ¡Qué progreso que has hecho pebeta...!
    Besitos
    Adilen

    ResponderEliminar
  10. Acaso quién no a pasado por este temor?

    Y para llenar la hoja en blanco, una buena idea es combatir antes la absurda idea del escritor en aislación. Del escritor que se encierra a escribir. En aisalación sólo se puede hacer un diario íntimo.

    Vane, me siento orgulloso y feliz de que ma hayas elegido como maestro.

    ResponderEliminar
  11. Vane, qué puedo decir que no hayan dicho, o que no te haya dicho cuando lo leí por primera vez. Tus palabras conmueven e inspiran.
    Hasta ahora te he visto brillar en las letras, en la plástica y en la música. Sos una artista completa. ¿Con qué vas a sorprendernos la próxima vez?
    Tenés el equilibrio perfecto entre talento y humildad. Y por si ésto fuera poco, sos buena mina.
    Me alegro mucho de que tu carta haya llegado a Cruzagramas.¡Te felicito!
    Un beso gigante
    Emilse

    ResponderEliminar
  12. Perdón, me dejé ganar por la emoción y no pude evitar ser subjetiva. Intentaré aportar algo que lleve al debate.
    Así que acá va un nuevo comentario:
    ¿Quién no le teme a la hoja en blanco? ¿Quién no teme sentarse a escribir y que no salga nada? ¿O que no salga lo que uno tenía en mente?
    ¿Quién no le teme a la hoja escrita por uno mismo?
    ¿Cuanta veces tachamos, rompemos, abollamos papeles?
    La hoja de Vane vivió para contarlo. Hace muchos años, cuando encontraba algún texto escrito por mí, si no me gustaba (por lo general nunca me gustaba) lo tiraba a la basura. Así, releyendo a los quince una novela que había escrito a los trece, donde la gente viajaba en carroza y miraba televisión, creí que por ese error de verosimilitud la novela era una porquería. Así que fui a la terraza, la metí en un tacho, y le prendí fuego. Después de eso empecé a guardar todo, y a veces encuentro cosas que me sorprenden para bien. Sin embargo, me gustaría volver a leer esa novela que jamás recuperaré.
    Bueno, me fui para cualquier lado... Pero, todo nació de una hoja en blanco; hasta este comentario.
    Así que puedo decir que mis hojitas, en blanco o no, me han devuelto mucho más de lo que les dí.
    En definitiva, creo que aprender a amar a nuestra hoja en blanco, es aprender a amarnos a nosotros mismos.

    ResponderEliminar
  13. y si...!!! que se puede esperar de una mujer comprometida con su arte...solo leeremos, veremos y oiremos cosas tan geniales que nos hagan pensar y sentir como ella.
    cada dia es una alegria ser tu amiga!!!

    ResponderEliminar
  14. Vane, nuevamente felicitaciones!!!! te quiero mucho!!!
    Ine

    ResponderEliminar
  15. Más temprano envié al Zaiper este msj a raíz de la publicación:

    " Una sorpresa
    una alegría
    una emoción
    un honor

    un simple y gigante GRACIAS!"

    Y ahora, reitero exactamente lo mismo a todos y cada uno de los que han dejado msj tan pero tan hermosos...
    Me emocionan... muchísimo...

    ... un simple y gigante GRACIAS!

    ResponderEliminar
  16. Me siento como un volcan en erupcion que, cada tanto,escupe su lava. El volcan es el contenedor y la lava los sentimientos, emociones, imagenes y metaforas
    expulsados hacia afuera, sin frenos. No tengo temor, nada me apura y no me vence el sueño, cuando invento una hoja en blanco.
    Gracias, Vane, por otra oportunidad para pensar.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  17. Anónimo1/6/09 04:40

    El temor de todos los artistas

    ResponderEliminar
  18. ¡Qué bueno, Vane! Felicitaciones. Ya la había leído en tu blog. Está buenísima para tenerla a mano y releerla. Después de todo, el miedo es el peor compañero, y la hoja en blanco, una infinidad de posibilidades.

    Abrazo!
    Jan

    ResponderEliminar
  19. Que buen texto! Me encanto! muy original

    ResponderEliminar
  20. felicitaciones, mirá con cuantas cosas se va llenando la hoja.

    Beso.

    ResponderEliminar
  21. Ese texto estaba destinado a hacer algo grande, y evidentemente tu carta fue el blanco de todas las miradas.
    Como dirían acá en España, "enhorabuena, Vane!!!"

    Javi

    ResponderEliminar
  22. Vane

    Tantas Felicitaciones!!! para vos... me encanta!!! Te adoro.

    Marina

    ResponderEliminar
  23. Anónimo5/6/09 01:47

    Cuanto merecido elogio para vane... Sin embargo, una hoja en blanco es solo eso: un pedazo de papel destinado a mil usos diferentes. Escribir es solo uno de los potenciales destinos de ese objeto. Hay que ser muy creativo para humanizarlo de esta forma! ¿alguien conoce ese poema a la "cucharita de café"? ...sin palabras.

    ResponderEliminar
  24. Beatriz, Anónimo, Jan, Carla, Henry, Javi, Mari, y Anónimo: GRACIAS gigantes a todos!!!
    Anónimo: no conozco el poema al que te referís... de qué se trata??

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Dejanos tu consulta o comentario.