La teoría del cuento moderno (por Edgar Allan Poe)

Si se me preguntara cuál es la mejor manera de que el más excelso genio despliegue sus posibilidades, me inclinaría sin vacilar por la composición de un poema [...] Señalaré al respecto que en casi todas estas composiciones [cuento, poema], el punto de mayor importancia es la unidad de efecto o impresión. Esta unidad no puede preservarse adecuadamente en producciones cuya lectura no alcanza a hacerse en una sola vez. Dada la naturaleza de la prosa, podemos continuar la lectura de una composición durante mucho mayor tiempo del que resulta posible en un poema en verso. Si este último cumple de verdad las exigencias del sentimiento poético, producirá una exaltación del alma que no puede sostenerse durante mucho tiempo. Toda gran excitación es necesariamente efímera. [...]
Si se me pidiera designar la clase de composición que, después del poema tal como lo he sugerido, llene mejor las demandas del genio, me pronunciaría sin vacilar por el cuento. [...]
Un hábil artista ha construido un relato. Si es prudente, no habrá elaborado sus pensamientos para ubicar los incidentes, sino que, después de concebir cuidadosamente cierto efecto único y singular, inventará los incidentes, combinándolos de la manera que mejor lo ayuden a lograr el efecto preconcebido. Si su primera frase no tiende ya a la producción de dicho efecto, quiere decir que ha fracasado en el primer paso. No debería haber una sola palabra en toda la composición cuya tendencia, directa o indirecta, no se aplicara al designio preestablecido. Y con esos medios, con ese cuidado y habilidad, se logra por fin una pintura que deja en la mente del contemplador un sentimiento de plena satisfacción. La idea del cuento ha sido presentada sin mácula, pues no ha sufrido ninguna perturbación. La brevedad indebida es aquí tan recusable como en la novela, pero debe evitarse la excesiva longitud. Ya hemos dicho que el cuento posee cierta superioridad, incluso sobre el poema. Mientras el ritmo de este último constituye ayuda esencial para el desarrollo de la más alta idea del poema -la idea de lo Bello-, las artificialidades del ritmo forman una barrera insuperable para el desarrollo de todas las formas del pensamiento y expresión que se basan en la Verdad. Pero con frecuencia y en alto grado el objetivo del cuento es la verdad. Algunos de los mejores cuentos son cuentos fundados en el razonamiento. Y por eso estas composiciones, aunque no ocupen un lugar tan elevado en la montaña del espíritu, tienen un campo mucho más amplio que el dominio del mero poema. Sus productos no son nunca tan ricos, pero si infinitamente más numerosos y apreciados por el grueso de la humanidad. En resumen, el escritor de cuentos en prosa puede incorporar a su tema una variadísima serie de modos o inflexiones del pensamiento y la expresión (el razonante, el sarcástico, el humorístico), que no sólo son antagónicos a la naturaleza del poema sino que están vedados por uno de sus más peculiares e indispensables elementos: aludimos, claro está, al ritmo. Podría agregarse aquí, que el autor que en un cuento apunte a lo puramente bello, se verá en manifiesta desventaja, pues la "belleza" puede ser mejor tratada en el poema. No ocurre esto con el terror, la pasión, el horror o multitud de otros elementos. Se verá aquí cuán prejuiciada se muestra la habitual animadversión hacia los cuentos efectistas de los cuales muchos excelentes ejemplos aparecieron en los primeros números del Blackwood. Las impresiones logradas por ellos habían sido elaboradas dentro de una legítima esfera de acción, y tenían, por tanto, un interés igualmente legitimo, aunque a veces exagerado. Los hombres de talento gustaban de ellos, aunque no faltaron otros igualmente talentosos que los condenaron sin justas razones. El crítico auténtico se limitará a demandar que el designio del autor se cumpla en toda su extensión, por los medios más ventajosamente aplicables.
(fragmentos del ensayo
sobre “Cuentos contados otra vez”
de Nathaniel Hawthorne,
publicado en el Graham’s Magazine,
en mayo de 1842)

Comentarios

  1. Para los que estamos transitando el camino de la escritura, este tipo de publicaciones son de mucha utilidad, muy enriquecedoras. Ahora estoy escribiendo cuentos, y además de las correcciones y aportes del profe, esto también suma y mucho.
    La voy a guardar en mis favoritas.
    Adria.-

    ResponderEliminar
  2. Es importante la reivindicación del cuento. Si bien la belleza está en la poesía, se le puede incorporar sus elementos para hacerlo más rico como nos enseñó el profe.
    El cuento exige capacidad de síntesis y un ejemplo son los microrelatos.
    Creo que Borges fue el que dijo que no podría escribir una novela porque necesitaba "tener todo ahí", como una fotografía (se me ocurre). También que la impaciencia y el control influyen, como rasgos del carácter.¡muy buena nota!

    ResponderEliminar
  3. Todo suma.
    Fragmento del prólogo, Elogio de la sombra. Jorge Luis Borges.

    ...No soy poseedor de una estética. El tiempo me ha enseñado algunas astucias: eludir los sinónimos, que tienen la desventaja de sugerir diferencias imaginarias; eludir hispanismos, argentinismos, arcaísmos y neologismos; preferir las palabras habituales a las palabras asombrosas; intercalar en un relato rasgos circunstanciales, exigidos ahora por el lector; simular pequeñas incertidumbres, ya que si la realidad es precisa la memoria no lo es; narrar los hechos (esto lo aprendí en Kipling y en las sagas de Islandia) como si no lo entendiera del todo; recordar que las normas anteriores no son obligaciones y que el tiempo se encargará de abolirlas. Tales astucias o hábitos no configuran ciertamente una estética. Por lo demás, descreo de las estéticas. En general no pasan de ser abstracciones inútiles; varían para cada escritor y aún para cada texto y pueden ser otra cosa que estímulos o instrumentos ocasionales....
    Adria.-

    ResponderEliminar
  4. Anónimo4/7/10 00:33

    Además de ser venerado como el padre del cuento moderno, la influencia de Edgar Allan Poe (1809-1849) y el entusiasmo por sus relatos no conocen en la actualidad ningún tipo de fronteras.

    ResponderEliminar
  5. Muy bien! Excelente, felicito a este señor.
    Muy bueno, me sirvio mucho y una vez mas, gracias.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Dejanos tu consulta o comentario.