Acá estoy yo, y ahí la hoja (por Jules)

Y acá estoy yo, y ahí la hoja; y yo sigo estando acá, así de lejos.


Vengo preguntándome el porqué de este bloqueo desde hace mucho tiempo. Pienso en haber escrito una maravilla que nunca pude soñar. A veces me enfrasco en la búsqueda de la originalidad, la ruptura del status quo, y me olvido de mi placer. Y yo sé que no me muero por lo original, sólo me gusta el papel. Sólo me gusta exponer una inspiración fugaz, y no más que un suspiro de mi tiempo. Odio forzarme a las letras; odio el cansancio de mis manos. Me gusta hablar, no que me aplaudan.


Cada párrafo es un corte, es un cuchillo revolviendo lo que queda de mí. Me exprime la carne para sacar de mi sangre el último jugo que queda, lo que chorrea de mi energía. A cada línea se hace más evidente la falta, y yo me pregunto por qué sigo con esto, y me detengo a ver por qué sigo caminando en este pantano, si confío tanto en volver a caminar sobre esa agua o es que no me importa ahogarme. Cada palabra es un parto, se lleva una parte gestada dentro de mí, me abre el cuerpo hasta el límite y me saca lo que estuve guardando tanto tiempo, esperándolo; pero esto es como una cesárea, yo soy mi propio bisturí, y me abro en canal con tanto dolor como si cortara con el capuchón de una lapicera, y me dejo desangrar sólo mirando, como si existiera algo superior a mi propio sufrimiento.Entonces me pregunto de nuevo el porqué de esta tortura. Cuándo fue que dejé de disfrutar mis miserias. Me muevo agitando este horror paralizante; el miedo al ridículo, el temor a no volver a ver a mi deseo. Y son muchas las cosas que no tienen más sentido que esto: y son todas las que me presionan por todos los lados, me rompen la cabeza, me patean mis partes sanas, y terminan enfermándome como virus sin cura.


La hoja sigue allá, y yo sigo acá. Y, sólo por orgullo, sé que no voy a ser yo quien dé el primero de los pasos.




Jules, según ella misma:

Julieta Rábanos (Jules) es argentina. No tiene talento para presentaciones. Estudia derecho, escribe torcido, dibuja lo que puede...
Llegó a Cruzagramas en una madrugada afiebrada, buscando un entorno.


Si querés leer más cosas escritas por Jules,
entra a su blog:

Comentarios

  1. - Jules es mucho más que esa presentación, Jules es especial. Es muy profundo todo lo tuyo. Ade

    ResponderEliminar
  2. Jules
    tu poesía es tan ruda como suave.
    aplausos para este mix que te acompaña.

    nos estamos viendo

    ResponderEliminar
  3. Que bárbaro Jules..! está exquisito tu texto... -la parte que dice:''Cada palabra es un parto''... esa, entre muchas otras, es la que me fulminó... buenísimo..!
    -Felicidades Jules-

    ResponderEliminar
  4. En algún momento todos nos enojamos un poquito con la hoja, pero que bien pudiste reflejarlo a través de este escrito.
    Mis felicitaciones.
    Adria.-

    ResponderEliminar
  5. ...Y sí Jules! A veces no sólo está lejos la muy impoluta y nívea, sino que vuela lejíiiiisimo y ¡ay! ¡cuánto hasta que vuelve!. Duele y cómo, pero, ¿viste que vuelve? Nunca igual, pero se nos acerca de algun modo y vos, se ve que, al nombrarla y cómo! no la soltás más!´le hacés un exorcismo a lo invisible. Buenísimo lo tuyo.
    Abrazo
    Gracie

    ResponderEliminar
  6. algo que nos ocurre a todos los escritores, pero escrito desde la palabra de esta grán poeta (y si supieran qué edad tiene... y si supieran qué estudia...)

    ResponderEliminar
  7. José Cruz7/8/08 04:21

    "Mal de muchos consuelo de tontos". No, eso no. Es que creía que estaba solo en esta nave de la esterilidad creativa (espero que pasajera), y ahora veo que antes o después, afecta a much@s escritor@s.
    Gracias por hacérmelo saber, de esta forma tan suave y poética.

    Saludos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Dejanos tu consulta o comentario.