Anónimos (por Sebastián Barrasa)

19 de diciembre de 2001, Buenos Aires, Argentina
Q.S.V.T.


Cacerolazo del 19 de diciembre de 2001

Fue gestándose lentamente
en los intestinos del barrio
de la escuela
de la fábrica

Se implantó en el útero del colectivo
con el sudor de los hartazgos
y sus hambres de cambio

Maduró y tomó la forma de sus progenitores:
- orejas de taxista y peluquero
- ojos de quiosquero y canillita
- canas de abuela de plaza, y de paloma
- nariz de cocinera de restorán de la esquina
- voz de pintor de grafitis y de maestra de escuela
- piernas de cadete y camarera
- manos de obrero y de artista

Engordó
hasta que las broncas desbordaron los pulmones
y en la euforia le pusimos un nombre
y exhalamos en un grito su alumbramiento

Comentarios

  1. Este texto lo escribí poco después de salir aquel 19 de diciembre de 2001.
    Se que no es un buen texto, y que tal vez sea demasiado directo y hasta pancartista. Hoy no escribiría algo así.
    Pero lo leo y me vienen las lágrimas de emoción de aquella jornada en la que fuimos todos uno.
    Y por eso quería regalárselos.

    No nos olvidemos que una vez pudimos.

    ResponderEliminar
  2. No podrías escribirlo hoy, sencillamente porque hoy no es ayer.
    Yo en cambio, se que es un buen texto, de gran contenido social y gestado visceralmente.
    Gracias por compartirlo. Siempre se puede, a pesar de todo.

    ResponderEliminar
  3. Está bueno, a mí me gustó,dice mucho...

    ResponderEliminar
  4. Qué se vayan todos!!!

    (y todos se quedaron)

    Habrá que gritar más fuerte

    ResponderEliminar
  5. Aquí en españa, a esa epopeya se la conoció como el "cacerolazo".

    salió en todos los periodicos durante un par de semanas (tal vez un mes)
    Después se borró todo.

    Parece que los medios les tienen un poco de miedo.

    Cuando andube por buenos aires leí un grafiti que decía algo así como "nos mean y los medios dicen que llueve"

    Creo que en realidad es del mayo francés, pero lo que me resultó notable es que estaba escrito en la pared lateral de uno de los periódicos más importantes de vuestro país!

    Avanti argentinos!

    ResponderEliminar
  6. Decir las cosas que suceden es parte de vivir, aquello fue ineludible, y contrariamente a lo que muchos creen, el circo con otros matices, sigue siendo el mismo. Poco ha cambiado de los viejos métodos y alguna vez, por mail y si te interesa, te puedo contar cortito y al pie, por haberlo padecido. Me gustó leer esto de ti.

    ResponderEliminar
  7. Una vez escribí en mi blog lo siguiente (cito para que se entiende mi reflexión)...

    "Suceden las grandes epopeyas debido a un giro crucial en el destino / desatino de las personas. Y fue en aquella batalla que supe que en cada rincón de la ciudad lo volvería a encontrar. Ese recuerdo se repetiría cada vez, hasta que mis instintos y mis pensamientos dejaran de pelear y empezaran a conciliar ideas. Pasó al aluvión de disparos y gritos, el humo comenzó a disiparse y pude levantarme para seguir caminando".

    En aquel momento se trataba de algo muy puntual que quería transmitir, el encuentro con una persona que hacía meses no veía... y que ma hacía tanto mal recordar. Sin embargo, adapto estos párrafos a esta realidad de nuestro país. A 6 años una batalla se libraba en las calles porteñas... éramos todos uno, como bien lo dijiste, algunos cerca de los disparos y las bombas, otros lejos (es mi caso) pero sintiendo la misma bronca encapsulada en la garganta, sin poder gritar a la par de los demás.
    Está en nosotros que sepamos leer ese giro crucial en el destino / desatino, está en nosotros que el recuerdo de la batalla no sirva para que se amiguen el instinto y el pensamiento, para conciliar ideas (eso que tanta falta nos hace).
    Está en nosotros, no queda duda, lavantarnos y seguir caminando.

    F

    ResponderEliminar
  8. Pedimos que se vayan todos pero no se fue (casi) nadie
    Me queda la mínimsa esperanza de que están los mismos, sí, pero también ellos saben (después de ese 19 de diciembre) que el pueblo a veces se rebela. Y que tienen que moverse con un poco más de cuidado.
    Muy bueno el texto Sebas, esos son los momentos en que uno tiene que escribir.
    Abrazo!

    ResponderEliminar
  9. Marta Pizzo21/12/07 08:21

    La madrugada del 20 fui hasta la avenida Juan B. Justo y había un puñado de vecinos haciendo ruido. El nudo en la garganta me duró varios días y recuerdo que al volver escribí un poema y llamé a la radio de la ciudad y lo leí al aire. Las cosas pasaban demasiado rápido; fue un maravilloso brote.

    ResponderEliminar
  10. sí, todos hemos sido UNO alguna vez, y estos anónimos nos engloban en la distancia (san nicolás/buenos aires)... es un buen texto, lo sabés, pero decís lo contrario por razones que el mismo anonimato dibujado en el poema exige al escribir textos como éste, que sólo puede construirse una sola vez en la historia

    ResponderEliminar
  11. Sebas,

    basta de humildad!!!

    es un excelente texto, todos lo están diciendo, (lee más arriba), además refleja con presición y pasión un momento clave de nuestra historia.

    Lean los textos que escribe este gran escritor en su blog http://dialectivos.blogspot.com

    ResponderEliminar
  12. la verddad me alegra q laguien recuerde esos hechos con palabras y no tirando bombas molotovs, sobre todo recordando que murio mucha gent, pero bueno mejor quizas da mas rating en los medios opinar acerca de la vida sexual de las maestras.. bueno nos estamos comunicando en este espacio, yo publicare algo tambien pronto.. besos
    marcela

    ResponderEliminar
  13. gra de haedo dijo:
    Bravo !! Sebas , es un texto muy tuyo sin dudas. muy real , muy visceral: Y no se fueron del todo y debemos mantener viva la memoria y unirnos finalmente para que ellos recuerden que un día dijimos "basta" y para en fin "seguir pudiendo "

    ResponderEliminar
  14. No se tiene que ir nadie, esto es cuestión de hacer una revolución con la TV apagada.
    (se está haciendo...)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Dejanos tu consulta o comentario.