de viajes y mudanzas

Dice el psicoanálisis que se trata de uno los temas más traumáticos, tan fuerte como un casamiento, un nacimiento o una muerte. Vos: ¿qué opinas?

Se admiten: microrelatos, prosa poetica, poesía en verso, o cualquier otra cosa que sea breve breve, pero muy breve. Antes de participar dale una leída a las reglas generales de los collages.

Comentarios

  1. Patricia H.9/11/07 20:34

    Viajo hacia una muerte inconclusa
    inconcisa

    Estalla el verde incandescente
    bebido en el muro de la tierra
    Estalla el color en un gorjeo de aromas
    y bulle en trueno la savia sabia
    Las formas, en un evangelio de sombras
    transforman nombres conforman espacio
    deforman tiempo devoran ritmo
    Erosiones
    Eclosiones
    Explosiones

    Viajo hacia la nutriente de la tierra
    mañana
    renaceré en el árbol

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Los paisajes variados y los colores intensos se descubren abandonando la carretera principal. Por los caminos secundarios el viaje no es tan fácil pero vale la pena la diversidad de emociones. A veces nos cruzamos con otro viajero en busca de mundos nuevos y por un trecho nos sentimos acompañados. Pero la osadía de satisfacer nuestros caprichos, de saciar la sed con la propia esencia, se paga con la soledad.

    ResponderEliminar
  5. Viniste. Y no sé si hay espacio suficiente en el placard para toda tu ropa. Tampoco sé dónde pondremos todos tus libros, ni tus apuntes, ni tus revistas. Ya sé que faltan muebles y sobra mugre. Ya sé que falta espacio. Y sé que el futuro está acá, a la vuelta. Pero también sé que sobra amor. Sé que mi casa se transformó en nuestro hogar. Sé que soy feliz. Somos.

    ResponderEliminar
  6. La verdad es que uno nunca se muda de una sola vez. Vos no llegas a tu casa únicamente ese sábado a la mañana. No. Porque somos algo así como dragones con un cuerpo largo formado por nuestros recuerdos, miedos, ansiedades, rutinas, y lo primero que llega es la cabeza del dragón con ideas practicas porque hay que llevar adelante un trabajo enorme moviendo tus cosas de una casa a la otra, pero después de un par de días volvés a llegar con el silencio, mirando una nube desde el bacón, y muchas veces más, entras por primera vez cuando escuchas tus discos, y cuando a la noche abrís el mismo capitulo de la novela que cerraste el ultimo día antes del viaje. Y así la casa se va poblando poco a poco. Aunque en realidad me parece que la cola del dragón no llega nunca. Que se quedó dormida, soñando debajo de una mesa, sobre una alfombra con migas de galletita y superhéroes inmortales.
    Igual yo la sigo esperando.

    ResponderEliminar
  7. Una vez alguien me dijo que cuando te vas de viaje sos una persona y al regresar ya no sos la misma. Siempre he sentido que es así, que al tomar distancia de lo cotidiano, los cambios se general de manera natural, casi espontánea. Hoy me encantaría hacer un viaje, dejarme atrás, volver otra.

    ResponderEliminar
  8. Tal vez se parezca a llenar los rincones sin muebles. Con carozos de aceitunas deshojadas con los dedos. A la caducidad de los bolsos de viaje, porque ya es tiempo de vaciarlos. Sacar los pasajes amarillos, el sobrecito de shampoo que siempre sobró. Tejerlos para invadir. Los huecos, muchos.
    Desnudarme los pies en el telar. Y jugar a que no me ves en el espejo.

    ResponderEliminar
  9. Alojamiento. Con ropa blanca, sin ropa blanca, sin ropa blanca ni mucama. Desayuno artesanal, desayuno común, sin desayuno. Con vista a las sierras, con vista al lago, sin vista ni horizonte. Cerca del centro (que bueno), lejos del centro (que bueno). Baño privado, baño compartido, mejor no me baño. DirecTV, tv por cable, tv por aire, ¿para que quiero tv de vacaciones?
    ¿Como sobreviviré dos meses más con todas éstas preguntas acechándome? ¿Falta mucho para el 28 de enero?

    ResponderEliminar
  10. Vuelve la cautela en la oscuridad. Hay rincones y todavía no les conozco el secreto. Hay fantasmas míos que ahora bailan impunes. Prendo la luz de noche mientras palpo los vértices, encuentro las aberturas a palma.
    Y de a poco recupero lo que nunca será mío entero: las sombras del silencio.

    ResponderEliminar
  11. Iván Ramírez Orcajo7/12/07 12:15

    El orden casi, me esperaba quieto
    En el medio, los pomelos y el tapiz
    Tres gatos con una mirada triste
    Y los cuadros procedentes de París

    El cáliz griego se mudó de espacio
    Y el perchero parecía más blanco
    El candelabro arrinconado siempre
    Mientras el orden me esperaba cauto

    Sin embargo se olía a desamparo
    Como que algo faltaba en el recinto
    No encontré aquel pato enamorado
    Ni la última copa de aquel tinto

    Sólo se llevaron cosas pequeñas
    Pobres ladronzuelos de baja estofa
    Objetos tan valiosos en su esencia
    Objetos tan pequeños en sus formas

    Seguro que la noche abrió las puertas
    Y entonces las sombras entraron libres
    ¿Cómo alguien puede robar con orden?
    ¿Cómo alguien puede robar sin timbres?

    ¿Dónde quedó el perfume de tus ropas?
    ¿Quién se guardó el andar de tus zapatos?
    O quizá nadie ha robado nada
    Y tan sólo te haz ido por un rato.

    ResponderEliminar
  12. Será tu casa, pero antes un santuario. Con ofrendas de "lo que te hace falta":las plantas, según tu mamá; la heladera llena, de acuerdo con toda la familia. Los imánes y números de teléfono para una tía.
    Y la paleta de colores que querés mezclar a tu manera.

    ResponderEliminar
  13. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  14. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  15. Una cucharada en una mesa cualquiera y los labios empastados de mermelada de frambuesa.
    Una cuchara desubicada de protocolos; en shorts y musculosa.
    Frambuesa impúdica, sin pan. Con olor a piel salada de mar y ojos cansados de sol.
    También, a alguna vez de taza con el humo que empañaba la ventana. El vidrio espejando un cerro ya sin nieve.
    Paladar sin reloj ni brújula.

    ResponderEliminar
  16. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  17. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  18. Compré un pasaje a tu vida. Corta estadía de una semana obvia. Armé la mochila mental, reservé los días, decidí tirarme a ese lago vestida. Las hormigas de la duda me caminaron íntegra, pero puse pastillas de Raid en sucesivos desayunos. Sorprendida por la autodeterminación tras una colecta de opiniones, te grité desde acá agitando el papelito con sonrisas prometidas en la boletería de Retiro…
    Hace quince minutos perdí el colectivo. Sobornaste vilmente al chofer para que zarpara antes. Lo sé.
    Estoy sentada en el asfalto percudido que no humedeceré jamás. El horizonte se corrió de lado, me pidió que dejara de ojearlo.
    Volvieron las hormigas a sacarme la lengua, algunas cantan “Buena suerte y hasta luego”.
    Dejé el equipaje en la terminal y salí corriendo sin mirar.
    Ahora comprendo y me da lástima: te perdiste mis ojos, para siempre.

    ResponderEliminar
  19. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  20. El recuerdo de tu piel viene atrapandome seguido. No quiero mas poesía que emerja de tu cuerpo.
    Mudo mi incognita y trato de olvidarte.No verte aliviana mis deseos y verte estalla en mis sentidos.Que sos, que fuiste y que serás alla tan lejos.

    ResponderEliminar
  21. - La casa grande vive
    es tan enorme,
    que puede ocutarse o expandirse
    perversa acecha
    no mide, en consecuente
    invade penas
    aleja lo que quiere
    me tiene presa
    no alcanzo a destarme
    mas de cien años
    vibrando en las paredes
    mil soledades
    habitan sus pulmones
    su corazon
    es de cortezas duras
    y en su escalera
    se rien los fantasmas.

    ResponderEliminar
  22. El olor de mi casa nueva...
    Me veo parada en el umbral respirando hondo, sintiendo el olor a pintura de paredes recién nacidas. Imaginando la distribución de los muebles. Viendo las caras de felicidad de mis hijos, eligiendo un dormitorio para cada uno. Las maderas de los marcos parecen haber crecido recién. Todo está limpio, todo es nuevo, no hay orificios con insectos al acecho. El aroma, mezcla de maderas y esmalte, es tan embriagador! Por fin tenemos casa nueva! Al menos hasta que despierte.

    ResponderEliminar
  23. iván ramírez orcajo30/5/08 17:44

    Embolsar las horas sin minutos
    o las miradas manchas del estuco
    recortar biblias de santos inservibles
    o relojes de arenas movedizas
    valorar los afectos olvidados
    o las sorpresas de objetos encallados
    atrapar el vuelo de polillas dormidas
    o el rumor de cuentos en desuso
    abrir ese cajón de porquerías
    o esa foto solitaria y renegrida
    acicalar esos trapos de emociones
    o esos trajes de talles encogidos
    descubrir varios nombres apilados
    o ese escondite de madera despintado
    encontrar doce tréboles resecos
    o seis fibras de flores desteñidas
    descolgar retratos de ansiedades
    o telarañas espontáneas de collares
    oler a ollas de aceites destapados
    o a rincones polvorientos de recuerdos
    Verter el llanto en la abandonada baratija
    o mudarse enroscado a la mismísima valija

    ResponderEliminar
  24. El recuerdo de esos días afuera, los dos juntos, sin preocupaciones...me enojan frente a esta realidad.
    Pero sé que todo vuelve a empezar y que ya estaremos juntos nuevamente en algún otro lugar. Asique sigo mi rutina en paz.

    ResponderEliminar
  25. - Mudo mi alma, pero mi cuerpo se aloja en lugares repetidos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Dejanos tu consulta o comentario.