Sólo la ausencia puede nombrar la ausencia

"La vida es trágica, por eso hay que contarla cómicamente"
John Irving



Al decir de Isidoro Blaisten “La vida son momentos, momentos que son siempre algo para recordar”, y momentos dignos de recuerdos son los que quedan al ser atravesado por sus textos.
Osvaldo Gallone y Alicia Digón, escritores y amigos de Blaisten, fueron testigos cómplices de algunos de esos momentos motivo por el cuál los llamamos a recordar, para intentar ver al hombre que fue capaz de perdurar en la palabra, tal como él definió a la escritura.
Gallone nos dice que “lo que queda de un escritor es lo que escribió”, de allí que para recordarlo nos habla de su obra. Nos cuenta que el primer libro de Blaisten -“Sucedió en la lluvia”- fue un libro de poesías. Isidoro definió alguna vez a la poesía como aquella que “descorre el velo de la belleza” y como también decía que el humor es aquel que “desgarra el velo de la estupidez humana”; opinaba que entre ambos “ se establece un nexo misterioso entre dos cosas aparentemente imposibles de comparar”.
Éste seguramente es un punto para detenerse, el del humor. Toda su obra estuvo imbuida de un humor desesperado, de una angustia infinita. Pero si algo lo distinguió de cualquier otro que lo haya usado como recurso fue que Isidoro logró crearlo escribiendo absolutamente en serio, haciendo uso del manejo de la más brillante ironía, del absurdo en sus maneras cotidianas. Es el humor del desesperado.
Siguiendo con éstas ideas tanto Osvaldo como Alicia acuerdan que lo grandioso en Blaisten fue encauzar la desesperación en la prosa para escaparle a la locura que puede aparecer al tomar en serio a la poesía. Sus libros de cuentos, “La salvación”, “La felicidad”, “Dublín al sur”, “Cerrado por melancolía” y “Carroza y reina” tienen una de las prosas más límpidas de la Argentina donde no sobra ni falta nada. Dice Gallone que logró no tener nada de Borges ni Cortázar, creando un estilo propio, un lenguaje particular, un tono y un registro “Blaisten”, algo difícil de lograr si se tiene en cuenta la gran influencia de dichos escritores en la gente de su época.
Al continuar recorriendo el devenir del universo Blaisten, no puede dejar de mencionarse que fue capaz de desacralizar la cultura en sus “Anticonferencias” y en “El mago” y para poder hacerlo es imperioso que quien lo hace sepa de qué habla, debe ser un alguien muy culto. Él lo hizo pero sin ostentar nunca su cultura literaria sino que logró que todo su saber fuese funcional en sus textos. Se convirtió entonces en alguien que invita a jugar.
Así llegamos a su último libro, la novela “Voces en la noche” donde habla de la situación de angustia del protagonista que debe matar a aquél que estaría dispuesto a arruinar la literatura para todas las generaciones por venir. Relatos repletos de escenarios melancólicos matizados por extrañas y absurdas voces que el protagonista oye en la voz de la Señora Tokoyama, japonesa que le transmite desopilantes enseñanzas de un maestro Zen.
Para finalizar, cuenta Osvaldo Gallone que Blaisten dijo alguna vez que “si pudiera escribir cinco cuentos perfectos mi vida estaría justificada”; escribió, dice resueltamente, más de cinco cuentos perfectos por lo que, concluye, su vida estuvo justificada con holgura.



Entrevista a Osvaldo Gallone y Alicia Digón
realizada por Silvina Jegier (India)
y Mariano Jegier (Cuakerboy)

para cruzagramas


el homenaje cruzagramístico a Isidoro Blaisten
12/01/1933 - 28/08/2004