Los presentes (por Nelais Regazzoni)

Cruzó desnudo la calle. Deseaba tomar un taxi, pero estaba desnudo, sin bolsillos sin monedas sin salvavidas. Siguió dando vueltas mareado. Ella no aparecía. La buscó en Plaza de Mayo toda la tarde. Besó las palomas, las ratas y los grillos. Ninguna era ella. Por eso se durmió un rato para soñarla desnuda también como él. La recordaba insultando a los cascos que "cuidaban" la avenida, pero tristemente no la escuchaba.
Entonces sonó fuerte la Valsé d´Amelie desde una radio a pilas y lo sobresaltó. Así desnudo y semidormido bailó a los saltos por los bancos, armó corazones de pochoclo con los cables y las moscas, invitó a los árboles cantores. Bailó imaginando que ella estaba desnuda y blanca, y que también escuchaba la melodía y se zambullía en la fuente. La imaginó con el pelo más largo y sin papeles ni luciérnagas en la boca.
Creyó verse en mitad de la plaza a los dos desnudos, en mitad de la plaza, con menos dueños. Con veinte años desnudos.


Marianela Regazzoni
poeta cruzagramística

publicado en el libro BLA

Comentarios

  1. MARIANELA...
    SÓLO EL TALENTO UNIDO A LA SENSIBILIDAD DE TALES HECHOS LOGRAN ESTE DOLOROSO EFECTO EN QUIEN TE LEE.
    ¡FELICITACIONES!

    ResponderEliminar
  2. Nelais, muchas gracias por este texto hermoso y lleno de poesía. Soy sobreviviente de ese genocidio y las heridas no se cierran. Los amigos compañeros padres hijos hermanos muertos y desparecidos siguen día día acariciándonos, igual que la poesía. Es un mimo grande que nos permite seguir recordando y seguir luchando para que esta atrocidad no se repita nunca más. Y que los jovenes como vos, tan talentosos los sigan teniendo presentes es realmente un orgullo.
    Hay que seguir luchando por el juicio y castigo a todos los responsables de los crímenes cometidos y por la restitución de la identidad a los jovenes apropiados.
    Muchas gracias por esta caricia que nos regalaste.
    Te mando un beso.

    ResponderEliminar
  3. Mabel Delgado25/3/11 12:51

    memoria perpetua

    te fuiste, carajo
    como servil cordero,
    patético ser camuflado
    no sacaste las garras
    del autoritarismo enmascarado.
    me quedo con las ganas,
    las guerras ganas
    de desenmascararte
    las batallas de sentidos
    encontrados,por aceptar
    que ya nadie podrá juzgarte.
    te salvo la muerte
    que es premio de vida
    para quien aniquilo
    a tantos inocentes.

    ResponderEliminar
  4. Mabel Delgado25/3/11 12:52

    mando este poema ,pensado para tantos que ya murieron o el juicio les llego a una edad en que ya habian perdido la memoria ,pues el inconsciente,no es tonto .
    o lo que es peor,a pesar de los años,nunca sintieron remordimiento.
    a los que torturaron,a los que mutilaron familias,a los que creyeron que su verdad les daba poder para hacer atrocidades,y que la verdad de los otros no era digna de juzgarla en democracia,para los que recordamos el 24 de marzo y todos los demás dias del año.

    ResponderEliminar
  5. El paquete

    En esa esquina que en primavera huele a paraíso estaban los dos estudiantes. Él tenía las zapatillas sucias y una mochila medio descosida. El Colo, como le decían en la escuela, se acomodó el gorrito de lana mirando para todos lados. Ella dejó el paquete al lado del árbol.
    Se tomaron de la mano. A veces todo el universo está de acuerdo y hace que dos sonrían al mismo tiempo.
    El viento los empujaba hacia el parque.

    Dos patrulleros se cruzaron delante de ellos. Ocho hombres bajaron con armas largas.
    El viento se detuvo y cada uno sintió un silencio mordiendo por dentro.
    Con palabras y empujones los arrastraron hasta la calle.
    Tenemos que escapar, pensó él.
    No hicimos nada grave, nada malo tiene que pasar, rezó ella.
    A los dos les temblaban las piernas y les sudaban las manos.
    En esa ronda de pesadilla no había mucho para elegir.
    El le susurró- Cuando te diga.
    Y ella respondió- Mejor nos quedamos.

    Desde el otro lado, un policía miraba a sus compañeros sin dejar de apuntar. Todos parecían alterados y nerviosos. El paquete seguía al lado del árbol.
    Él dudaba. Tal vez esos chicos le recordaban su propia adolescencia, ahora tan lejana y extraña.
    No le parecían peligrosos. Se veían asustados como las liebres cuando se ven cercadas.

    Desde adentro del Colo una fuerza lo impulsó a tirar de la mano de su compañera para salir corriendo. Así fue. Los hombres se les quedaron mirando como incrédulos.
    Apenas corrieron unos metros. Los disparos los dejaron en el suelo y de la mano.

    Alguien levantó el paquete que había quedado al borde del árbol. Los panfletos pedían por un boleto estudiantil que permitiera a todos llegar a la escuela.

    A ellos ya los llevaba el viento.

    ResponderEliminar
  6. Actor principal

    Uno puede pensar que llega a la vida como si fuese un actor. Un actor que vive un mundo de certezas e ilusiones, que representa en cada acto su esencia, su estirpe.
    Yo fui durante mucho tiempo uno de ellos, la estrella de mi vida. Hasta que un día… un día alguien llama a la puerta, y no es el cartero, sino una persona mayor que dice ser mi abuelo, que dice que mi familia no es mi familia, que dice todo con la mirada, que dice que se acabó la función.
    Cuando desperté de la ira, me supe un actor de reparto, casi destrozo el decorado, no me acordaba la letra, y en el teatro no había más público que mi soledad.
    Fue difícil, no lo niego. De a pequeños pasos comprendí, que a pesar de haber vivido el engaño tras un telón sin sentido, en el fondo, pero muy en el fondo empecé a reconocerme.
    Al cambiar el escenario bruscamente, ya no importa si el apellido es Gandolfi o Retalde, importa el ser.
    Hoy como siempre, mi escenario sigue siendo la vida. Sigo actuando con una nueva identidad, con pasado, con magia verdadera. Cuando Camila crezca podré contarle quién es su padre, sin telones, sin función, cara a cara.

    ResponderEliminar
  7. Inconsolable

    estoy cansada
    vieja y cansada
    ya pasaron tántos años
    tántos años preguntándome
    dónde estás
    dónde está la semilla que alimentabas en tu vientre
    es inconsolable la duda
    el no saber
    estoy cansada y vieja
    de tanto rodear la plaza
    el pelo se volvió blanco
    los ojos secos
    presiento que mi tiempo se acaba
    pero no descansaré en paz
    si nuestras almas se llegaran a reunir
    no me cuentes nada
    no lo podría soportar
    tan sólo abrázame y lloremos juntas

    ResponderEliminar
  8. Guardar

    Guardar silencio
    guardar respeto
    guardar memoria
    fotos en blanco y negro
    discos de pasta.
    No olvidar.
    A guardar a guardar
    cada cosa en su lugar
    Antón Antón Antón pirulero
    cada cual cada cual
    atiende su juego
    juguetes libros cajas papeles
    indultos
    dolores
    en baúles cerrados
    en bolsos de colores
    en estanterías numeradas.
    Guardando se tapa se esconde
    se protege
    como se guardan los secretos
    bien tapados
    como se guardan los misterios
    bien callados
    sin miedos ni vergüenzas
    porque guardar alarga la vida
    porque estar en guardia siempre es bueno
    cuando el orden es desorden
    cuando lo limpio se ensucia
    cuando justo gana lo injusto.
    Resguardar
    aguardar
    desguardar

    ResponderEliminar
  9. No estás
    No están
    adónde fueron,
    palomas con mensaje
    Yo cobarde, escapé
    y sufrí el destierro
    como herida y muerte
    Volví y busqué
    busqué y revolví
    entre los despojos
    de nombres y esperanzas
    Ahora me siento extraña
    en mi propia tierra
    No soy de aquí
    ni soy de allá
    soy otra paloma
    tratando de arrullar
    a los que no veo

    ResponderEliminar
  10. colores, letras, sonidos, juegos, ideas, todo eso podemos respirar con ellos en la plaza.

    Linda inspiración Nela para que estén presentes.

    Salú

    ResponderEliminar
  11. Todas las sensaciones para un sólo recuerdo.

    Qué grandes cosas escribieron.


    (Gracias)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Dejanos tu consulta o comentario.