Abya Yala (por Carmen Manchini)

Ella lo sabía
desde el inicio de los tiempos
los presagios anunciaron la llegada
aún así se estremeció
era el comienzo

no pidieron permiso
pisaron sin entregar ofrendas
pueblos hermanos se enfrentaron
se traicionaron
divididos fueron esclavizados
con espadas y armaduras de metal
las fiebres los diezmaron

Ella lo sabía
venían a socavar sus senos de oro y plata
vomitó lava
lloró huracanes
se convulsionó en terremotos
pero llegaron muchos más
extendiéndose sobre una mancha de sangre
arrasando culturas milenarias
imponiendo salvación por la fuerza y la muerte

el cóndor extiende sus alas sobre la médula del continente
en las murallas de piedra reverbera el llanto de la quena
los pueblos originarios aún luchan por la recuperación de la identidad arrebatada
aunque para muchos Abya Yala ni siquiera es un recuerdo.

publicado originalmente en
http://azabachemcm.blogspot.com/2010/10/abya-yala.html

Comentarios

  1. RITO MATERNO


    Abya Yala tierra de dar

    cuanto sea al nativo

    inclinado sobre la fertilidad

    hoy te invade ciencia blanca de muerte

    sin permiso por tus lugares

    va faltándote el respeto

    que se te debe porque

    a la madre no hay que ofender

    eso lo sabe el indio



    Gaia ser palpitante

    girando por la infinitud

    sin combustible de su sangre azul

    ni empalizadas para los de a pie

    ¿cómo a semejante prodigio

    el hombre quiere contaminar?

    somos su obra sus hijos

    una parte exigua

    de cuanto existe gracias a la bondad

    con que ella obsequia dones



    Ya viene el amanecer

    plantas por doquier sonríen flores

    cantan festejan animales

    y toda la existencia en alborozo

    por esa luz que aún vuelve

    sin ruegos ni plegarias

    vuelve otra vez a guiarnos

    aunque haya tantos que lo niegan

    presos de vehículos a explosión y humo

    aferrando los mendrugos de un bienestar

    que no es cierto



    Madre todavía

    quedan quienes levantamos

    la copa las manos en jarra los ojos

    para honrarte y reconocer en vos

    a la fuente de toda procedencia

    donde retornar cuando el tiempo

    de vida sea cumplido

    así fue dispuesto desde antes que la gente

    recorriera tus confines comiera de tus higos

    y no hay otra ley más justa ni más alta



    Abya Yala guárdanos de tanta ambición ciega

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Dejanos tu consulta o comentario.