Borges: "Sueños más precisos que la vigilia de hoy" (por Sebastián Olaso)

foto by ZaiperQuizás no exista ninguna realidad. Es probable que las ilusiones y los sueños gobiernen la nada. Y que lo único que exista sea esa imagen ideal, esa idea imaginaria.
Entonces, si no existe el hombre, todo lo que uno haga, diga, piense, proyecte, sufra, goce, será vano. La inutilidad (la vanidad, en su sentido estricto) de todas las empresas y de todos los deseos humanos está siempre en el centro del mundo borgiano.
Siempre. En el centro. El tiempo y el espacio tienen, en Borges, una dimensión parecida a la humana. Si se trata de elementos ilusorios, tampoco existen. Su invención más conocida, el Aleph, es justamente eso: "El diámetro del Aleph sería de dos o tres centímetros, pero el espacio cósmico estaba ahí, sin disminución de tamaño"." El espacio no tiene ningún efecto. Todo está en el mismo, minúsculo lugar. Con el tiempo sucede algo parecido: Si es cierto que nada existe, la ilusión del tiempo no es suficiente para separar el presente, el pasado y el futuro. Todo sucede a la vez y en el mismo lugar. Todos los tiempos son el mismo momento y todos los espacios son el mismo: Nadie, nada, nunca. De eso se trata, independientemente de que éste sea el título de una novela de Saer.

Entre los símbolos más característicos de la obra de Borges es encuentra el espejo, como metáfora de lo real y lo ilusorio. El espejo, además permite a Borges instalar la paradoja de que quizás lo único real sea el reflejo, de que el mundo sea la ilusión y el reflejo lo palpable. Y los espejos enfrentados, reproduciendo la misma imagen de manera infinita, crean el espacio.
Y aquí aparece otro símbolo: la brújula. Vana, como toda empresa humana, la brújula intenta orientar a nadie hacia ninguna dirección. Y si no hay cómo orientarse, entonces por qué no agregar otro símbolo tan poderoso como el laberinto, que es un espacio delimitado y asfixiante, un espacio que, desde lo emocional, nos lleva al deseo de su opuesto, el infinito. ¿Y cómo simboliza al infinito? Con la arena. Y con la arena reaparecen los espejos, la brújula y el laberinto: porque no hay manera de cerciorarse. Porque no podemos identificar, reencontrar y reconocer un grano de arena que se escurre. Y como la imagen más nítida que tenemos de la arena que se escurre es la del reloj, entonces la arena también sirve para simbolizar la eternidad.

Y todos los símbolos caben en el más notable de sus símbolos: el sueño. Vaya ironía, tanto sueño y tanta imagen nos dejan a ciegas frente a una realidad inabarcable y, a fin de cuentas, quizás quedarse ciego después de haber creado estos símbolos tampoco cambie demasiado la dimensión de lo vano.


Comentarios

  1. Horacio (tcl31)28/7/09 14:04

    Cuando la razón no alcanza a develar la realidad última, nos quedan dos opciones: el escepticismo o la fe.

    ResponderEliminar
  2. Iván ramírez Orcajo28/7/09 14:32

    Muy buena reflexión. Borges nos seguirá sorprendiendo. Así como le impactó a Eco cuando lo leyó en la década del 50. De hecho la biblioteca laberíntica de “El nombre de la rosa”, no es más que un recordatorio borgiano. Y sí, quizá no exista ninguna realidad, por eso la construimos cada día. Y tal vez la nada y el todo compartan la misma ilusión compartida.

    ResponderEliminar
  3. Sebastían, buenísimo el artículo. Siempre tu pensamiento asentado, inteligente, como lo es tu poesía misma y en lo personal me siento orgullosa de tu talento. Y coincido con lo que dice Iván. Y gracias por estas delicias que nos llegan.

    Lily Chavez

    ResponderEliminar
  4. Tu concepto del mundo borgeano está claramente expuesto en lo formal y es muy preciso en su contenido. Muy bien, como todo lo tuyo,Sebastián.
    Anécdota: ¿Sabías que Borges caminó por la calle principal de Acevedo, mi pueblo natal? Hay allí una iglesia donada por una familiar, y también una estancia que era (o es) propiedad de la familia.

    ResponderEliminar
  5. muy bueno, siempre he pensado que hay detras de lo que puede reflejar un espejo. un espacio infinito o solo la consistencia de lo en el se refleja. lo felicito

    ResponderEliminar
  6. Hay unas palabras de Borges que siempre me quedaron dando vuelta en la cabeza el decia "acepto ser el sueño de alguien que me sueña, mas solo me inquieta una cosa de quien es el sueño del que sueña que me sueña"
    Muy buena tu reflexion
    un beso

    ResponderEliminar
  7. Susana Inés Nicolini29/7/09 11:57

    ¡Que maravilla, Borges! No habrá espejos tan exactos, ni arenas tan llenas de huellas, ni soldados más efímeros, ni clepsidras tan eternas, ni magia más mágica que lo aparecido en la literatura de Don Jorge Luís. Más allá del tiempo y de los "innúmeros" críticos, su figura se eleva y se eleva. Parece que el todopoderoso imaginario de su obra se representa una y otra vez como una divina apoteosis. Leerlo es un desafío, aprehenderlo resulta en una detonación que modifica la figura de la retórica (tantas veces mencionada por él) y despliega "el exacto adjetivo". Se me ocurre uno sólo para nombrarlo: GENIAL.
    Gracias Sebastián por honrar al ¡MAESTRO!

    ResponderEliminar
  8. Es bastante sabido que yo (el Zaiper), no soy muy fan del Borges...

    sin embargo, al degustar este ensayote del Sebas Olaso, me dan ganas de re-leerlo...

    cosas que logra Olaso...

    ResponderEliminar
  9. Susana Inés Nicolini29/7/09 19:52

    Hola Sebas Sebas (El Zaiper)
    A mi me parece que en el fondo, usted no quiere confesar su admiración, jaja. Además, mucho de lo hecho comenzó en el Borges, hace algunos años ya. ¡Que épocas! Le dejo un beso, y...¡que sigan los éxitos!
    (¿le mandé los tres puntitos, vió?)

    ResponderEliminar
  10. Sebastián "O", gracias por "acercarme" a Borges, por hacérmelo más cálido.

    Leo alguno de sus cuentos, su poesía y pienso: qué bien escrito, qué perfecto. Pero siempre lo siento como demasiado exacto, distante, frío... no me conmueve como Cortázar, como Abelardo Castillo o tantos otros.

    Me alegra haberme anotado en tu taller!!!

    Gracias!

    ResponderEliminar
  11. - No leí mucho a Borges, sólo algunos cuentos. Poder leer lo que nos estas contando me llena de placer. Quiza seamos eso el reflejo en los pequeños cristales de un calidoscopio, que según hacia donde lo enfoquemos nos muestra distintos colores de una realidad, una realidad mutante. Un beso muy grande y gracias por la entrega.

    ResponderEliminar
  12. es interesante y está muy bien escrito...

    ResponderEliminar
  13. JORGE LUIS, "el dificil". ¡Claro que lo es! No lo he leido mucho, pero si les recomiendo "El Hacedor". Me encanto lo que escribiste, Sebas Olaso. Tambien me parece que es algo asi como el rey de las paradojas.
    Saluditos

    ResponderEliminar
  14. Tomo el final y pienso que quedarse ciego es otra afirmación más de lo vano. Borges lo sabía. Quedarse ciego era otra posibilidad de visión.

    Todos esos símbolos son perfectos aliados de lo que no se ve. Terreno en que nos descubrimos efímeros y frágiles. Tiempos dentro de otros tiempos en un tiempo general e inextricable.

    Pensaba en algo el otro día, en un aforismo mirando la tapa del El ser y la nada de Sartre antes de adentrarme en su lectura. Pensaba largo rato y buscaba el modo de quitarme esa sensación primera, de impacto, de que ser y nada son la misma cosa.


    Un placer leerte, Sebastián. Entrarle a Borges y a su universo no es nada fácil. Pero seduce tanto!
    Me encantó esta nota. Te felicito.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Anónimo3/8/09 08:14

    Entiendo que escribiste este texto después de soñar conmigo.

    Eratos-tanatos/ paroxismo /Todo y Nada.

    Y esas connotaciones que nos Alzan/ nos dan vuelta y vuelta; decís: la inmanencia/ lo efímero/ la evaporación de un grano de arena; digo me aferro con uñas y piel a ese último grano de arena para no perderme de la sed y de la Sed.

    Cosas posesiva de un Tauro que una tiene por constelación, tal me agarro a vos: tu texto.

    Grande Sebastián Olaso, grande Borges.

    Sensiblemente, Fanny

    ResponderEliminar
  16. Ayer empecé tu taller de análisis literario. El grupo de gente es muy lindo, volví muy contenta!
    Como escribís amplitudes y pensás amplitudes, me quedaron resonando muchas cosas de las que charlamos entre todos.
    Muy, muy interesante ver a Puig. Descubrir los "quiebres" y las "rupturas" en la literatura...

    Y si lográs que entienda y quiera un poco más a Borges, ¡te hago una escultura en la entrada de Cruzagramas!

    ResponderEliminar
  17. Julio Vassarotto8/8/09 03:07

    En el cuento “Los dos reyes y los dos laberintos” me impactó desde siempre la idea que el irresoluble fuese el segundo, el de Arabia, el desierto, el espacio abierto. Como si el enigma de que pasillo tomar, que puerta abrir se agravara infinitamente cuando no hay opción.

    Quizás no exista ninguna realidad.

    Leyendo tú texto, Sebastián, me percaté que el laberinto donde murió el rey de Babilonia está construido sobre la arena.

    ResponderEliminar
  18. Olvidé decir algo importante:

    el taller de Sebastián "O" es un excelente complemento del
    taller de creatividad literaria de Sebas. Y viceversa!

    Besos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Dejanos tu consulta o comentario.