amores, humores, horrores

En este collage trataremos de ver cómo se vinculan, se desvinculan, se acercan, se mimetizan, se empaquetan, se revelan: los amores, los humores y los horrores.
Para participar dale una leída a las reglas generales.
Pone tu parte como un comentario breve en este post.
Se admiten: microrelatos, prosa poetica, poesía en verso, o cualquier otra cosa que sea breve breve.

Comentarios

  1. Hernán Tiburzio20/10/07 20:34

    Amar, horrorizar, el promedio es la risa.
    Amores que te vuelven un horror.
    Horrores que se vuelven humor negro. Negros que aman.
    Amores que horrorizan.
    Blancos del humor de otro.

    ResponderEliminar
  2. Fluyen humores.
    Amor practicado sin horror.

    Humores blancos, fluidos tibios
    horrorizan al amor reprimido.

    Amaba con horror su fluctuante humor.

    ResponderEliminar
  3. Te amaba con el fluctus de lo satírico
    Y te horrorizabas de platónica furia
    ¡Humor y humus, fuerza y hurra!
    Vítrea humorada del delirio
    De sonrisas insinuadas del espanto
    ¡Sopor de honra, ombligo del horror!
    Entre montones de repulsas claroscuras
    Brotó la desteñida policroma de amorodio.

    ResponderEliminar
  4. Los humores abandonados,
    en la alfombra,no detubieron al intrépido, que
    los miró de soslayo, casi abandonándolos.
    No sintió culpa, ni horror.

    ResponderEliminar
  5. CRISTINA ESPINOSA23/10/07 11:27

    AL PIE DE LA LETRA

    Desde el día en el que un accidente de coche lo dejó huérfano de padres, Nico vivía sólo para recordarlos. A sus pocos años, le costaba entender qué es lo que había pasado.
    “Están con los ángeles,en el paraíso”, le decía una monja del colegio. “No debes preocuparte. Están los dos juntos”, agregaba otra. “Algún día tú también te reunirás con ellos, ya lo verás”, insistía la madre superiora. “Pero ¿cuándo?”, se impacientaba él. “Cuando Dios te llame”, afirmaba aquella. “Caca de Dios”, se rebelaba el pequeño.
    La noticia conmovió a la ciudad. El conductor del vehículo no lo olvidará jamás. Hay quienes creyeron ver una sonrisa en el rostro desfigurado del niño cuando la policía rescató su cuerpo bajo de las ruedas del coche.

    Cristina

    ResponderEliminar
  6. Lorena Carvajal23/10/07 12:07

    De amores y horrores no se mucho.
    Lo que sí se es que amar de lejos a alguien,
    Es como ponerle florecitas a tu amor,
    Pues al tener de cerca
    a tu sujeto de amor…
    al sentirle, de cerca, su humor,
    Pueden suceder dos cosas,
    Amarle por siempre
    O horrorizarte con su humor de camionero.

    ResponderEliminar
  7. El humor saturado deja traslucir al
    horror,y éste en su mínima expresión
    contiene midajas de amor.
    El amor disfrazado segrega horror
    y en su punto límite se transforma
    en humor.
    El horror descompuesto en pedazos
    se traduce como fallas en el amor.
    El juego del A-mor no existe sin hu-mor.

    ResponderEliminar
  8. desde el confín de la caverna sin muros
    desde el lodo marrón de mi habitáculo
    se me ha hecho carne tu macabro parto
    en estalactitas se paralizó mi llanto
    Entonces el fuego irrumpió en carcajadas
    y la nada iluminó mi boca con pocas palabras:
    te quiero, sin embargo

    ResponderEliminar
  9. María Rosa León23/10/07 16:52

    RANAS BAJO LA LLUVIA
    Caminé varias horas
    bajo la lluvia,
    besando a todas las ranas
    que hallé en mi camino.
    Ninguna de ellas, ¡ay!,
    se convirtió en el príncipe
    que me visita cada noche
    en mis sueños.
    María Rosa León

    ResponderEliminar
  10. AMOR FUGAZ

    Él sabía que me fascina bailar lento.
    Dejó de invitarme cuando descubrí que se ponía una berenjena de regular tamaño en el bolsillo derecho de su pantalón.

    María Rosa León - De "Historias minimalistas"

    ResponderEliminar
  11. Las huellas crepitaban. Se retorcian en su presencia, conscientes que dejarían de ser y
    enloquecían en su acuosidadtestifera. Solo un grito, un estirarse, un mantenerse en el silencio de esa habitación, impactada por el ulular de la sirena, las sacaría del anonimato.

    ResponderEliminar
  12. Pero no puedo, no me dejan los tritones
    sus miradas encrespan las olas de la fuente
    se retuercen en acietes saltarines de vapores
    en medio de rabias, chistes, llantos, risas.
    Sirenas inmundas, retrógradas de afectos
    ignotas de gérmenes que palpiten vida
    gerundias enjoyadas de plateadas escamas
    diviértanse,búrlense y en una ecléctica esquina, muéranse.

    ResponderEliminar
  13. Cristina Espinosa28/10/07 16:38

    El joven oficial refriega la piel de sus manos con fuerza mientras el agua del lavabo se lleva la sangre que se desprende de ellas. Gotas de sudor bajan por su rostro. Su superior abre la puerta del cuarto de baño:
    -¿Qué tal ha ido?-
    - La vieja era dura de pelar- responde el soldado
    - Me lo imaginé. Sus chillidos se escuchaban desde el cuartel-
    - No hubo forma de que confesara el escondite de su marido.
    - ¿Entonces?- inquirió el jefe
    - Seguí el procedimiento
    -¿Hasta el final?
    El joven hace una pausa y agacha la cabeza para contestar en voz baja:
    - Sí, hasta el final.
    El veterano se acerca y le sujeta el hombro con firmeza:
    -¡Buen trabajo, muchacho!

    ResponderEliminar
  14. Las burbujas se iiiinflan
    desde los aros
    como patos en filita,
    dibujando en el aire
    siluetas melodiosas,
    hasta gotear su liquido
    corrosivo
    sobre las pupilas infantes
    que las ratas amasan
    en sus nidos de púa.

    ResponderEliminar
  15. Patricia H.30/10/07 21:01

    Para poseerte voy
    a cortar
    una lámina de piel de tu oreja
    y la voy a sorber
    en un beso con brusca suavidad
    la apoyo sobre los labios y
    despacio
    le escupo mi aliento
    hasta hacerla globo lo estrangulo
    para que no se desinfle
    y lo mastico para poseerte

    ResponderEliminar
  16. Duele tu ausencia
    en mis labios vacíos
    Duele la vida

    ResponderEliminar
  17. a Ivis
    Por alguna ambigua circunstancia que no viene al caso recordar ahora, él consigue un favor de la muerte. Es tan grande el amor que siente por su amada, que ruega porque nunca se la lleve. La muerte confiesa no poder otorgar tal pedido; a cambio promete darles la oportunidad de despedirse, antes de que ella cierre por última vez los ojos.
    La amada no mejora y él piensa que su final está pronto a llegar. Sabe que la muerte es cruel pero no miente; sabe que cualquiera de sus visitas puede ser la despedida y, pese a su pena, huye a una tierra lejana.

    Pasa el tiempo. El quizás muere. Ella no puede partir porque aún no se ha despedido de su amado.
    Con su chal azul, canosa y arrugada, perpetúa en el umbral su espera eterna.

    (autoafanado de Paradoja del amor eterno)

    ResponderEliminar
  18. Giroveo pivoteando
    esta calesita de hienas
    que sonríen de cancer/
    pavor trivial
    sin retorno.
    Obvervar es no cambiarlo/
    actuar es no verlo.
    El sentido,
    se enmarca entre las cuerdas
    que ciñen mis muñecas.
    Unico remedio:
    eyectarme en una carcajada
    liberar un beso
    y despedirme
    con una lágrima.

    ResponderEliminar
  19. Patricia H.1/11/07 19:45

    Para poseerte voy
    a lamer
    tu oreja en carne viva
    para que viva la carne en tu oreja
    y se te escape
    una sonrisa
    cómplice
    y ahora mi grito de placer
    te somete
    y grita mi ahora
    en lágrimas secas
    que se desparraman por tu rostro

    Y no queda rastro
    de tanto amor
    de tanto en tanto.

    ResponderEliminar
  20. Por lo tanto armaré un collar de perlas lastimosas
    Lo enredaré en tu cuello pegajoso
    Para que los surcos viejos de tu cara ardida
    Saboreen los jugos de tu piel de charqui
    ¡Cómo me gustaría que una sonrisa esquiva
    Traspase el umbral de tu placer dormido!
    Y que risotadas de algas perforen tus orejas
    En verde nilo, verde furia, verde acuoso
    Verde odio, verde vena, vertebrada
    Tomar tu daltónico sexo y que grite yermo:
    ¡Perfora mis colores y moriré de risa!

    ResponderEliminar
  21. Quién sabe por qué arrabales te ha llevado el viento y la traición.
    No ves qué gracia me da, verte hacer ese ridículo papel. La cara mamarracheada que XXXXXXXX una mueca desfigurada. Esas mil carcajadas que enloquecidas te rodean, en tus noches de lujuria y burbujas, no son más que viriles descargas de lástima que se ríen de tu poco valor.
    Y yo acá. Desvencijado en la catrera, esperando que vuelvas: miro tu retrato. El que en la mesita de luz, al lado de la virgencita me desvela. Veo tus arremolinados ojos verdes y te espero. Con el frio y asperoso metal de un bufoso juegan mis dedos. Recuerdo. Me duelo. Pero volvé. Tocá la puerta antes de entrar, haceme el favor. No “vayaser” que se me escape un dolor.

    ResponderEliminar
  22. donde dice XXXXXX se puede elegir qué poner: yo elijo "ilumina".
    La cara mamarracheada que ilumina una mueca desfigurada.

    ResponderEliminar
  23. Un brindis ya evaporado que me recuerda tu nombre negro en aerosol, en esa pared blanca pero sobre todo rugosa.
    Tu foto también me mira.
    Imposible tratar de explicarnos porque se me llena la mirada de agua: ya soy grande. Demasiado. Respiro con humo, distribuyo la amargura prolijamente y me aquieto.
    Papa Noel quiso regalarme otro gin-tonic pero mi carta esta vez fue precisa: si no trae lo que espero que se lo guarde.
    Sigo jugando a que nada me turba, me confundo en la infancia de otros, me distraigo tras un velo de alegría sobreactuada.
    El capricho de tu imagen me cubre una vez más pero no tengo miedo.
    Quiero cerrar los ojos y empezar a desear desde cero.

    ResponderEliminar
  24. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  25. Nos asusta el miedo a lo desconocido
    pero más nos preocupa
    desconocer el motivo del miedo.

    ResponderEliminar
  26. Todo aquello que sería tan cálido si sólo pusieses un poco de voluntad.
    No existen tales dimensiones, es tan sólo tu mente tratando de encontrar motivos a algo tan simple como, una nueva llegada.

    ResponderEliminar
  27. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  28. Te corrí de mí. Como quien esconde la basura debajo de la cama. Pero no lo quisiste entender y estás aquí, presente, latiendo junto a mi corazón. Y aunque haga como que no te veo, me enceguese tu presencia hasta hacerme doler. Y aunque el tiempo martillee sin piedad,estás ahí con tu sonrisa inmutable. Y seguimos así, enlazados aún más. Solos en nuestro limbo. Solos y desesperanzados.

    ResponderEliminar
  29. recordé estas líneas que transcribo. aunque creo que falta algo de "los humores".

    No tocarnos, no besarnos
    ni abrazarnos… no sentirnos.
    No hablarnos, ni escucharnos,
    y dejarnos,
    porque amarnos es prohibido.

    No más escalofríos
    en la piel.
    No más miradas
    de dulzura.
    No más feroces besos,
    que arrancan alma y suspiros
    con premura.

    Se abre un abismo
    entre los dos.
    No puedes venir…
    No puedo llegar…
    ¿Saltamos?
    para morir en el fondo.
    ¿Nos vamos?
    sin volver la vista atrás.

    Convertido en poema,
    dulce amor,
    las caricias son palabras;
    se escurre el dolor
    entre lágrimas.
    Llorás por dentro, lo sé;
    recordá que te recuerdo
    y no me olvidés,
    que no te olvidaré.

    ResponderEliminar
  30. - No podría amar. Intente y quedó .Mejor quietos. Alivianar deseos.Avancemos.Hay Frialdad de cuerda.

    ResponderEliminar
  31. - No podría amar. Intente y quedó .Mejor quietos. Alivianar deseos.Avancemos.Hay Frialdad de cuerda.

    ResponderEliminar
  32. Cristina Conti6/5/08 23:24

    Lo sentí llegar.
    Silencioso, luminoso, cálido, protector.
    Lo sentí con todo mi ser.
    Con mi conciencia y con mi inconsciencia.
    Con mi antes y con mi después.
    Lo sentí y vibré.
    Como una hoja trémula, frágil
    Y me dejé invadir por su luz.
    Y soñé todos los sueños
    y canté todas las canciones
    Y bailé todos los bailes
    Y amé a todos los seres
    Y gané todas las batallas
    Y sembré todas las semillas
    Escuché todos los silencios.
    Y entendí a Borges con su Aleph.
    Porque en ese instante supremo, único, inconmensurable, indescriptible,
    viví todas las vidas.
    Las buenas vidas.
    Sentí a Dios.

    Cristina Conti

    ResponderEliminar
  33. - ahora que nos quedamos sin palabras
    ahora que ya las promesas no duelen
    ahora que puedo verte y podes presentirme
    ahora que te encuentro y no en mis sueños
    ahora que el ayuno de vos a concluido
    ahora puedo renovar mi instinto
    ahora vuelvo a ser.

    ResponderEliminar
  34. AMOR PROHIBIDO
    Tan sólo si pudiera, tan solo si me dejaras,
    tan solo si lo quisieras, tan solo si lo advirtieras.
    Difícil prueba a la que sometió el destino,
    difícil es cargar con vos sin tenerte,
    difícil es verte, difícil no hacerlo.
    Daga de las más filosas
    fue tu intromisión en mi vida,
    si la necesidad no existía,
    si mi voluntad no era esa.
    La distancia que nos separa es ínfima,
    y a la vez la causal del daño,
    porque nos aísla un peldaño
    y a la vez un abismo.
    Que el crucifijo no me ayuda a emprender el olvido,
    que Dios no contempla el desearte en secreto
    que por realizar lo correcto, ya bastante he sufrido.
    Si el capítulo ya está escrito,
    que exista la separata
    en la que me libere de los tapujos,
    y ya no sea la marginada.
    Porque en tu profundidad me reflejo,
    en lo hondable de vos me encuentro,
    porque sin quererlo te pertenezco,
    porque sin buscarlo te poseo.
    Que en mi tiesura manifiesta,
    que en las palpitaciones subsiguientes,
    que en el mariposeo recóndito
    percibas los efectos que en mi produjiste
    quizá sin quererlo, quizá sin hacerlo.
    Si alguna vez lo descubres,
    deja la puerta abierta
    quizá sea yo la correcta
    apoderada de tu alma.

    ResponderEliminar
  35. -Ahora que sobran las palabras
    Ahora que no hay ni siquiera una promesa
    Ahora que verte me lastima
    Ahora que sólo puedo tenerte en sueños
    Ahora que el ayuno de vos ya es
    Ahora solo quedan recuerdos

    ResponderEliminar
  36. Sin mi humor no podría sobrevivir al horror de tu amor.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Dejanos tu consulta o comentario.