Los presentes (por Nelais Regazzoni)

Cruzó desnudo la calle. Deseaba tomar un taxi, pero estaba desnudo, sin bolsillos sin monedas sin salvavidas. Siguió dando vueltas mareado. Ella no aparecía. La buscó en Plaza de Mayo toda la tarde. Besó las palomas, las ratas y los grillos. Ninguna era ella. Por eso se durmió un rato para soñarla desnuda también como él. La recordaba insultando a los cascos que "cuidaban" la avenida, pero tristemente no la escuchaba.
Entonces sonó fuerte la Valsé d´Amelie desde una radio a pilas y lo sobresaltó. Así desnudo y semidormido bailó a los saltos por los bancos, armó corazones de pochoclo con los cables y las moscas, invitó a los árboles cantores. Bailó imaginando que ella estaba desnuda y blanca, y que también escuchaba la melodía y se zambullía en la fuente. La imaginó con el pelo más largo y sin papeles ni luciérnagas en la boca.
Creyó verse en mitad de la plaza a los dos desnudos, en mitad de la plaza, con menos dueños. Con veinte años desnudos.


Marianela Regazzoni
poeta cruzagramística

publicado en el libro BLA