"La insoportable levedad del ser" - Milan Kundera

En ocasión de que hoy es hoy, queremos invitarte chispas de noches con camas calientes, trufas de culpa abundante y celos con canela. Se sirven con Nietzsche, Parménides y Beethoven; litros que rebasan los márgenes cualquiera.
Aceptá "La insoportable levedad del ser" de Milan Kundera y sufrí el vértigo de leerte...y no.
Porque la voz del narrador se pierde en Thomas, Teresa, Franz y Sabina, se esconde en sus sábanas. Los acecha en las sombras para desnudarles los pulsos que llamarán casualidades; el pasado que los moldea; los celos confesados en sueños.
Porque este mismo narrador a veces se aleja hasta la intromisión lírica. Usa su licencia para analizar el contexto: Bohemia bajo la Invasión Rusa, las persecuciones políticas, el exilio.
Porque, por un genio del autor y una burla del mundo, las historias son atemporales. Las infidelidades de Thomas, lo errante de Sabina son hoy. El heroísmo sin buscarlo o la identidad debilitada no suenan pasados.
Por la simple coincidencia de gustos. Aunque Kundera dirá que: "(...) Sólo la casualidad puede aparecer ante nosotros como un mensaje. Lo que ocurre necesariamente, lo esperado, lo que se repite todos los días, es mudo."
Después del último bocado, contanos qué sabor vaga por esas letras.