De refranes y frases hechas 3

Seguimos con ésta columna que amenaza con transformarse en un clásico de Cruzagramas. Si te perdiste la primera entrega o la segunda, no te pierdas ésta.
Hoy analizaremos dos refranes:

-“Al que madruga dios lo ayuda”: debo confesarles que soy una persona poco afecta al trabajo. Sabemos que el 70 % de las personas que madrugan son los trabajadores, los cuales lo hacen preparados para afrontar una ardua jornada cargada de horas de esfuerzo. No logro encontrar cuál es la ayuda que dios les proporciona a éstas personas ¿Será el trabajo?, podría ser, pero mejor sería que les hiciera ganar el Loto, o el Quini 6 para que no tengan que seguir madrugando. Claro que si este deseo se cumpliera, la frase que nos trae hasta aquí perdería un poco el sentido, porque una persona que recibiera una fortuna, dejaría de madrugar. La frase tal vez sea más aplicable a los estudiantes, los cuales llevan una vida muy esforzada pasando, incluso, muchos días sin dormir. Madrugar por sus estudios los haría terminar antes la carrera y recibirse. Pero esto último desembocaría en el trabajo, para el cual deberían seguir madrugando. Haciendo trabajar arduamente mis sesos, he llegado a la conclusión de que ésta frase debe referirse a hacer las cosas en forma rápida o anticipada a los demás. Por ejemplo: tomemos una venta de entradas para un espectáculo muy popular. Si uno “madruga” en el sentido de ir a comprar las entradas rápido, podrá ver el espectáculo. En cambio, si uno se “duerme” puede quedarse sin verlo.

-“Hablar por boca de ganso”: otra expresión que me es muy familiar, tal vez porque mi padre se crió en el campo y me la inculcó desde chico. Dicha frase se utiliza cuando alguien habla de algún tema sin conocerlo a fondo, o hasta desconociéndolo totalmente. ¿Por qué el ganso? Tal vez sea un animal que se comunica mucho con sus compañeros. No he tenido el placer de compartir un día con una bandada de gansos, así que no podría confirmarles esto último. También puedo agregar que el vecino de un amigo tiene un ganso, y mi amigo dice que no parece un animal muy conversador. He ocupado muchas horas de mi tiempo pero no le he encontrado la vuelta al significado de ésta frase.

Continuará...