De refranes y frases hechas

Siempre me llamaron la atención los refranes y las frases hechas. Desde que era un niño, allá en mi Pacheco natal, me interesó saber de donde vienen, quién las creó y quién las difundió, transformándolas en lugares comunes de nuestro lenguaje. Finalmente me decidí a realizar un estudio profundamente científico sobre éste tema. En ésta columna de "Cruzagramas" les voy a ir dejando algunas conclusiones.
Comencemos con dos de las tantas frases que hacen referencia a un animal noble y muy querido por el ser humano: el perro.

-“Serio como perro en bote”: ésta frase la utilizo a diario porque me resulta simpática. Lo que no entiendo es cómo sabe uno cuando un perro sonríe. No es algo fácil de distinguir. Vemos que sacan la lengua, que abren el hocico, que mueven la cola, escuchamos sus ladridos, pero ¿quién puede afirmar que ha visto alguna vez una sonrisa perruna? Para mí los perros van serios por la vida. No sé si me explico bien: a mi criterio son los mamíferos más alegres del planeta, pero no lo demuestran en el gesto. Se podría argumentar que la frase proviene de la creencia de que los perros le tienen miedo al agua. Ésta es una verdad a medias ya que conozco muchos ejemplares que no poseen dicho miedo, por ende, no se pondrían serios al subir a un bote.

-“Perdido como perro en cancha de bochas”: otra de mis frases favoritas. Pero creo que un perro puede estar perdido en muchos lugares, ¿por qué el autor eligió una cancha de bochas para expresar la desorientación del perro? Sabemos que los perros no saben jugar a las bochas: éste es un punto a favor. Pero también sabemos que estos animales desconocen muchos otros de nuestros deportes y actividades. Charlando con un amigo me dijo algo muy interesante: “los perros tienden a correr cualquier pelota que les pasa cerca”, ésta sabia afirmación echó un poco de luz sobre la frase. El peso de las bochas es nocivo para los perros. Al querer levantarlas, el can se arriesgaría a lesionarse el cuello o a perder algún diente debido al esfuerzo. Se puede decir que la frase tiene una cierta cuota de verdad, aunque no deja de ser un poco rebuscado el escenario en donde se plantea.

Continuará...