Qué lo tiró....



Todo lo que se pueda decir parecerá trillado, repetido, hasta cursi.Asi que solamente me quedaré con una anécdota personal y simple
Hace una buena punta de años, revolviendo en Parque Centenario esas mesas con libros que destilan humedad, encontre uno titulado "Fontanarrosa se la cuenta". Por aquellos años, yo solamente lo ubicaba como "el que dibuja a Inodoro". Este librito, de una tal Editorial Encuadre, me permitió acercarme al Fontanarrosa escritor, ese de los personajes que pudieron ser tus amigos del barrio.
Tiempo después, me encontré con el clásico "firma hoy" en el stand de Ediciones de la Flor en la Feria del Libro. Yo fui con mi librito de 3 pesos especialmente para la ocasión, pero el Negro apenas se podía ver detrás de una pared de buscadores de autógrafos con libros recién comprados (especialmente para la ocasión). Un hombre, personal de stand o colaborador o algo asi, fue victima de mi preguntonta: "¿Puedo hacer firmar un libro que no compré acá?", a la vez que se lo mostraba. Una especie de sorpresa miró mi bolsita. "¿Dónde lo conseguiste?", me preguntó, "nunca había visto ese libro. Vení". Lo seguí hasta la mesa, Fontarrosa miró el libro, y repitió el asombro por la existencia de esa edición. Todavía no sé si sería para tanto, pero tuve la sensación de ser dueña de un tesoro. E inmediatamente después, un Mendieta pronunciando mi nombre tomó forma en la primera hoja, la dedicada a las dedicatorias.
No fui la única privilegiada, ya lo sé. Pero hoy, después de escuchar el resumen de noticias con tristeza, puedo confirmar que soy dueña de un tesoro.

Comentarios

  1. Un verdadero homenaje.

    Ahora te toco a vos autografiarle el corazón al negro.

    Aporte de granito de arena que asegura la inmortalidad del artista

    ResponderEliminar
  2. Me gustó mucho lo que escribiste y la ilustración.
    No hay más que decir, el Negro es un grande.

    ResponderEliminar
  3. qué hermosa anécdota. no soy fan ni conocedora del arte de fontanarrosa (así que no me daré el lujo de llamarlo "el negro", todavía no es amigo mío) pero tu historia me pareció re emotiva. un abrazo a todos los cruzas, asumamos de una vez por todas (la puta), que somos seres finitos che, y dejémonos de joder.

    ResponderEliminar
  4. Hermosas letras Lari. Si el Negro se conecta a Cruzagramas desde allá arriba, se le va a dibujar una sonrisa.

    ResponderEliminar
  5. Tus letras lloran Lari, pero con belleza. Un homenaje y a la vez un saludo de despedida al Negro.

    ResponderEliminar
  6. Aunque ya conocia esta anecdota, me encanto volver a "escucharla" otra vez. Tiene ese no-se-que de tesoro de niño, tanto mas dificil de encontrar cuando pasan lo años.
    Sos una excelente narradora, Larisa.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Dejanos tu consulta o comentario.