Encuentro literario cruzagramas (02/11/2008)


Y ayer (domingo 2 de noviembre) nos volvimos a encontrar. Esta vez lo hicimos en un formato diferente. No fue un taller. No fue una presentación ni un show. Fue un encuentro. Un mirarnos las caras, escucharnos, divertirnos, sorprendernos, deleitarnos…

Lo convocamos a través de la lista de correo de cruzagramas. Si querés recibir las invitaciones para los próximos encuentros y otras actividades, suscribite (gratis) en http://www.gruposyahoo.com.ar/group/cruzagramas/join

Los hechos sucedieron más o menos así (según la visión del Zaiper):
nos sentamos en las sillas naranjas del misterioso y secreto lugar del barrio de Congreso; algunos eligieron los sillones. Casi no hubo espera, porque a las 18:00 ya éramos bastantes. Dijimos: “uno más y arrancamos”. Sonó el timbre, y como la contraseña era correcta lo dejamos pasar. Entonces comenzamos.

El Zaiper (o sea yo) preguntó: “¿quién quiere empezar?”. Hubo unos treinta segundos en los que nadie dijo nada y las manos y gargantas se crisparon, y en las cabecitas de los escritores se mezcló el “Yo quiero leer...” con el “Pero no me animo...”.
Hasta que una (Mabel) rompió el hielo, con una de sus últimas creaciones. Después de los aplausos, otra vocecita se asomó y nos sacudió con un poema. Y así, de a poquito, cada uno fue interviniendo con un texto. Para cuando nos quisimos dar cuenta, ya todos habíamos leído algo, así que hicimos un pequeño corte en el que aprovechamos para atacar la mesa de los bebestibles y los alimentatorios.
Como nos quedamos con ganas de más, alguno gritó “¿se puede repetir?”, y nos sentamos y saboreamos más textos. En total más de cincuenta!... y no nos agotamos ni un poquito.

Tal vez fue por la diversidad de voces y/o por el buen criterio selectivo que cada autor hizo de su obra. Pero, por sobre todas las cosas, creo que fue por el clima distendido que tiene esto de encontrarnos para hablar de nuestras cosas (y nuestra cosa común es la poiesis: la creación con la palabra).

Contamos con la grata visita de las chicas del grupo “Pretextos”, y el comentario general fue la gran afinidad estética entre los grupos.

Hasta aquí, la versión del Zaiper que espero que sea completada por los comentarios de los que estuvieron (y de los que no estuvieron también).

Se repetirá.