El clima y la Biblioteca Nacional homenajean al Eternauta

Comienzan a caer los primeros copos de nieve sobre Buenos Aires, y entonces se producen simultáneamente el fin de la humanidad (excepto por Juan Salvo y los suyos) y el comienzo de "El Eternauta". Esa mítica nevada fue presagiada cincuenta años atrás por Oesterheld, con la primera publicación de una de las mejores historietas argentinas. Finalmente esta semana se cumplió esa profecía climática de una ciudad nevada para los residentes de Buenos Aires, quienes pudieron presenciar una de esas extrañas ocasiones en la que los roles se invierten, y entonces es la propia naturaleza la que imita y celebra al artista. Y por si acaso el ego de Oesterheld aún no estuviese completamente satisfecho de que su creación se confunda con el mundo real, la Biblioteca Nacional se suma al homenaje a través de la muestra “H.G.O. + El Eternauta”. Dicha exposición se podrá visitar hasta el 15 de agosto. En la misma encontrarán colaboraciones de numerosos artistas, exhibiciones de los dibujos y publicaciones originales, y además recibirán un ejemplar gratuito conteniendo una nueva aventura que transcurre en la misma Biblioteca. Una prueba más de que al día de hoy “El Eternauta” se resiste a perder vigencia, a pesar de la desaparición de su autor treinta años atrás en plena dictadura militar. Basta con mirar las continuas reediciones que siempre asoman entre las pilas de revistas de los puestos de diarios.