Absurdo Bariloche

¿Sólo para entendidos? Eso fue lo primero que se me vino a la cabeza cuando me senté a escribir sobre “Que noche Bariloche” Desde el escenario vienen muchos guiños para los seguidores: personajes conocidos y ya degustados en las noches de canal 7. Pero no estoy seguro de que la obra sea sólo para los que seguimos a estos dos locos de Alberti y Capussotto. Eso sí, no hace falta aclarar a ésta altura que el humor todopordospesiano no es para cualquiera. Me ha pasado más de una vez de recomendarle el programa a un amigo y recibir su insulto deliberado a la semana siguiente por haberle hecho perder una hora de su preciada vida. Los todopordospesianos no somos ni mejores ni peores que los demás seres humanos. Tenemos el poder de reírnos con frases, gestos y delirios que otros no saben entender.
Así que me senté el sábado en La Trastienda (apurense, porque creo que ya se están despidiendo de Capital. Si sos muy fanático te podés agarrar la casa rodante y seguirlos de gira por el país) dispuesto a viajar un par de años en el tiempo, hasta el momento en que la televisión abierta tenía algo más para ver, algo que no era el culo de Nazarena o las tetas de la Alfano. Y entonces ví a un “Teletubbie” contando chistes de Corona, ví a dos internados en recuperación queriendo interpretar a “Harry Poter”. También ví a mi amiga Coty haciendo esa gran parodia a los programas femeninos de cable que es “Boluda total”, y me esguincé la boca a carcajadas con el monólogo de Irma Jusid. Todo eso y mucho mucho más en casi dos horas de un viaje al corazón del humor absurdo.
Te la recomiendo: si viste “Crema Americana” o “De la cabeza” o Cha cha cha” vas a salir contento. Si viste “Todo por $2” vas a salir doblado de la risa. Y quien sabe, si no te gusta el humor absurdo, si sólo fuiste a acompañar a tu novia/o, amiga/o, por ahí también dibujás un par de sonrisas y te da ganas de tener algo más para ver en la pobre pantalla de la tv actual.