Egocentrico (texto de Crispin)

Rogelio con la ropa de Cristian, disfrazado de CrispínYo no soy un no sabe/no contesta. No soy setenta por ciento agua. No soy un punto de rating. No soy sus afiches.
Yo no soy pueblo. No soy treinta millones punto cuatrocientos veintiún mil punto quinientos diez; ni soy un siete en la libreta.
Mucho menos un tres.
Yo no soy el primer hipocampo infiel, ni un mapa de la Atlántida. Yo no soy las expectativas persecutorias de la abuela. Tampoco el reservorio de sus mañas. Ni soy el que grita los goles mundialistas.
Yo soy un mate a la tarde, una caricia para mi perro, un almohadón rojo con una cara sonriente. Soy tu recuerdo los jueves después del trabajo; y soy lo que mi viejo no quería que fuera.
Soy tu fantasía cuando te tocás. Soy la tranquilidad forzada de tu mamá. Cuando estoy contento soy un vinilo de Jolly Land.
Soy un vaso de cerveza caliente tomado con asco pero con amigos. Además soy el que más aparezco en las fotos; y el que te acompañó a comprar la cámara.
Y a veces también soy una mierda.
Soy el límite de las cosas que no soy. Si me esfuerzo, hasta soy lo que imaginabas que era... Y esto sin contarte todas las cosas que puedo llegar a ser.

Cristian Godoy (“Crispín”) llegó a Buenos Aires, con unas pestañas muy largas a cuestas, el 22 de agosto de 1983 a las 20:50, justo el día que nació. Es decir que es Leo casi Virgo. Los ascendentes se los debemos para la próxima oportunidad.
El almohadón Rogelio es uno de sus tantos amigos inseparables, pero es el único con quien no puede matear.
En su vida pasada se llamaba Clota y se dedicaba a la lectura de las borlas de café. En la actual escribe, baila hip hop, practica natación; y en sus tiempos libres también es contador (recién estrenado) y licenciado en administración. Incluso se rumorea que trabaja. En cuanto a los idiomas, habla español, inglés y disparatajes
Es una de las incorporaciones más nuevas de CRUZAGRAMAS. Se nos vinculó a partir del taller de creatividad literaria en marzo del 2007. Dice que nunca antes había tomado un taller literario, y que lee poco. Cosa poco creíble en un pibe de 23 años con dos títulos y que baila hip hop.

Si queres encontrar más disparatajes y textos encaprichados de Crispín pueden entrar a su blog http://disparataje.blogspot.com/, y dejarle muchos muchos comentarios.

La ilustración (que no es tal), corresponde a Rogelio, disfrazado de Cristian.