Día Internacional del Trabajador

Durante muchos días, en los abriles de 1886 en Chicago, Estados Unidos, los obreros de la fábrica McCormik, se manifestaron por una reivindicación. Por esta "insurrección" fueron brutalmente reprimidos y luego fusilados. Reclamaban por la jornada laboral de 8 horas, un derecho que hoy todos tenemos y que tal vez no hubiese sido factible de alcanzar sin los "Mártires de Chicago".
Tres años después, la Convención Internacional de Trabajadores (en París) instituyó al primero de mayo, como Día Internacional del Trabajador, como símbolo de la lucha por los derechos de los trabajadores del mundo. En esa reunión se estableció la jornada laboral de 8 horas.

Este derecho es contemplado en la actualidad por las leyes laborales de la mayoría de los países del mundo, y promovido por sindicatos, organizaciones laborales, colegios profesionales, organizaciones sociales y de derechos humanos.
Y si bien, en muchos casos este derecho no se cumple, sabemos que son vistos como casos de excepción; hasta 1886, la jornada de 12 o incluso 14 horas, era la normalidad.

Como trabajador de la cultura, me pareció oportuno recordarnos estas cosas…