El autor de la dignidad (por Cristina Espinosa Coppola)

No me resulta fácil aceptar la ausencia de Saramago. Hay personas que no deberían morir nunca. Pero el maestro se ha ido.
“El ensayo sobre la ceguera” me abrió las puertas de su mundo. A partir de ahí, ya no pude dejar de leerlo. Me atrapó en la telaraña de su narrativa desgarrada y reflexiva, en la dignidad de sus personajes, en la calidez y la hondura de sus historias. Pero, sobre todo, lo admiré como ser humano. Un ser humano enorme, íntegro y solidario. Un observador crítico y comprometido. Un hombre bello, cercano y familiar.
Saramago nunca abandonó su compromiso moral con los más desfavorecidos ni su militancia activa por un mundo mejor.
No hace mucho comentó en una entrevista: “Espero morir como he vivido: respetándome a mi mismo como condición para respetar a los demás y sin perder la idea de que el mundo debe ser otro y no esta cosa infame”.
Sé que seguiré leyendo a Saramago y que sus palabras seguirán conmoviéndome.Pero duele admitir que él ya no estará aquí.
Hay personas que no deberían morir nunca.

Cristina Espinosa Coppola
Altea, España

4 comentarios:

  1. Muy lindo homenaje, Cristina.
    Lo decís todo. ¡Me encantó el título!

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Hermosos los términos de tu homenaje a Saramago. Pero yo creo (y si esto te sirve de consuelo) que los escritores de su estirpe, lo mismo que los poetas, no mueren nunca. Sobreviven en sus textos, que los sobrevivirán por muchos, muchísimos años. Por suerte para la humanidad.
    Celina Vautier

    ResponderEliminar
  3. Se nos fue el viejo. Esa pasión por compartir su punto de vista y esa forma de preguntarse porqué, trasladando su porqué a nosotros, sin esperar respuesta. Usando la coma como una palmada en la espalda. Como esa pausa de, que se le va a hacer.

    La muerte le declaro amor eterno cuando él se disfrazó de violinista.

    Feliz vuelo.

    ResponderEliminar
  4. Gracias Cristi, por tu prosa, por tu pluma... de ave libre.

    ResponderEliminar

Esta web es el espacio participativo y de difusión de la comunidad literaria CRUZAGRAMAS.
Cruzagramas no acepta comentarios autoritarios, publicitarios, pancartistas...
Los comentarios anónimos están sujetos a evaluación por parte del equipo editor de cruzagramas.
Los comentarios que no tengan que ver con el contenido del artículo, podrían ser borrados.

Si tenés un perfil en google, el comentario quedará firmado automáticamente. Sino, podés elegir la opción de nombre/url. Completá tu nombre y si no tenés una URL, dejá ese campo vacío.