Decálogo del escritor de Augusto Monterroso

Primero: Cuando tengas algo que decir, dilo; cuando no, también.
Escribe siempre.


Segundo: No escribas nunca para tus contemporáneos, ni mucho menos, como hacen tantos, para tus antepasados. Hazlo para la posteridad, en la cual sin duda serás famoso, pues es bien sabido que la posteridad siempre hace justicia.


Tercero: En ninguna circunstancia olvides el célebre dictum: "En literatura no hay nada escrito".


Cuarto: Lo que puedas decir con cien palabras dilo con cien palabras; lo que con una, con una. No emplees nunca el término medio; así, jamás escribas nada con cincuenta palabras.


Quinto: Aunque no lo parezca, escribir es un arte; ser escritor es ser un artista, como el artista del trapecio, o el luchador por antonomasia, que es el que lucha con el lenguaje; para esta lucha ejercítate de día y de noche.


Sexto: Aprovecha todas las desventajas, como el insomnio, la prisión, o la pobreza; el primero hizo a Baudelaire, la segunda a Pellico y la tercera a todos tus amigos escritores; evita pues, dormir como Homero, la vida tranquila de un Byron, o ganar tanto como Bloy.


Séptimo: No persigas el éxito. El éxito acabó con Cervantes, tan buen novelista hasta el Quijote. Aunque el éxito es siempre inevitable, procúrate un buen fracaso de vez en cuando para que tus amigos se entristezcan.


Octavo: Fórmate un público inteligente, que se consigue más entre los ricos y los poderosos. De esta manera no te faltarán ni la comprensión ni el estímulo, que emana de estas dos únicas fuentes.


Noveno: Cree en ti, pero no tanto; duda de ti, pero no tanto. Cuando sientas duda, cree; cuando crees, duda. En esto estriba la única verdadera sabiduría que puede acompañar a un escritor.


Décimo: Trata de decir las cosas de manera que el lector sienta siempre que en el fondo es tanto o más inteligente que tú. De vez en cuando procura que efectivamente lo sea; pero para lograr eso tendrás que ser más inteligente que él.


Undécimo: No olvides los sentimientos de los lectores. Por lo general es lo mejor que tienen; no como tú, que careces de ellos, pues de otro modo no intentarías meterte en este oficio.


Duodécimo: Entre mejor escribas más lectores tendrás; mientras les des obras cada vez más refinadas, un número cada vez mayor apetecerá tus creaciones; si escribes cosas para el montón nunca serás popular y nadie tratara de tocarte el saco en la calle, ni te señalara con el dedo en el supermercado.




Augusto Monterroso

38 comentarios:

  1. No tiene desperdicio el decalogo de A.Monterroso.
    Aunque, humildemente, dudo del segundo. Creo que el escritor escribe siempre para sus contemporaneos y no para la posteridad. Lo digo porque como se trata de un consejo y tiene que ver con las intenciones...,¡lindos temas para charlar!
    Saluditos
    Beatriz

    ResponderEliminar
  2. - Pienso como Beatriz, esto da para un debate, seria muy interesante, ahí en ese lugar misterioso que se necesita contraseña para acceder. Ade

    ResponderEliminar
  3. Coincido con el decpalogo aunque en el Undécimo,no,pero qué bueno sería poder abrir un foro acerca de este tema.
    Saludos
    Carpe diem

    ResponderEliminar
  4. Y este tal vez sea el lugar para debatirlo... usemos cruzagramas como un foro

    ResponderEliminar
  5. Excelente tu blog, realmente me encanto! Felicitaciones

    ResponderEliminar
  6. Coincido con lo que dijo Naty laine, sobre el undecimo de A.M. la verdad es que no lo entiendo: los lectores tienen sentimientos y los escritores no...
    Esta bueno lo del foro ¿no?
    Beatriz

    ResponderEliminar
  7. Me simpatiza el noveno.

    Del décimo, Carver dijo: "Al primer signo de juego o de truco en una narración, sea trivial o elaborado, cierro el libro."
    Yo diría: Que juegue el que sepa jugar y pegue el que sepa pegar.

    Pregunto:¿El octavo anula el septimo?

    ResponderEliminar
  8. Me sorprende que nadie haya señalado esto del octavo, ¿un público inteligente se consigue entre los ricos y los poderosos? Habrán sido otros tiempos, porque hoy los ricos y poderosos, ostentan la idiotez... y bueno, en las lecturas, en las obras de teatro callejero, en fin, en el arte que mendiga en las calles, el público no es ni rico ni poderoso, y no menos inteligente.

    Hay mucho para charlar en base a esto, pero con respecto a quien debe escribir el escritor, dejenme tomarle prestadas unas palabras al gran genio de Girondo, unos Membretes, por cierto, que dicen: "Aunque ellos mismos lo ignoren, ningún creador escribe para los otros, ni para sí mismo, ni mucho menos, para satisfacer un anhelo de creación, sino porque no puede dejar de escribir." El destinatario de lo que escribimos es incierto, brumoso y quizá, hasta sin mucha importancia, al momento de escribirlo. El escritor sencillamente escribe, porque le parte un rayo o se ha venido llenando con sensaciones del mundo como una vasija, y se colma, debe sacarlo hacia el mundo. Y dejarlo libre. Ya el dueño pasajero de esos poemas los encontrará... Como uno ha encontrado tantos... Por eso yo no creo que uno debería de limitarse a escribir a gente de una época u otra, yo quizá hoy siento un compromiso con mi realidad contemporanea, pero no por eso voy a dejar de escribirle al futuro y mucho menos al pasado, es la forma en la que los escritores del pasado vuelven vivos. A través de nuestras venas. Les escribo a ellos, y ellos escriben a través de mí.

    ResponderEliminar
  9. ¡Este decálogo sí que es provocador! Perturba, descoloca. Lo hace desde la ironía y el humor; nos exige contrastar, evaluar... quien lo escribió poseía además de conocimiento e inteligencia, mucha sensibilidad. Es imposible permanecer indiferente. Por eso el debate, las distintas opiniones y tantos sentimientos y pensamientos que despierta.

    No sé, de golpe me parece ver la cara del escritor. Es como si nos tomara el pelo, pero al mismo tiempo nos acariciara la cabeza... nos sonriera con afecto paternal y se alegrara de hacernos pensar y debatir. Y de hacernos encontrar.

    Además, ¡muy interesante todo lo que leí de ustedes!

    ResponderEliminar
  10. Interesante lo que dice Monterroso, aunque -como a menudo- no estoy de acuerdo con casi nada de lo que plantea. De hecho me cae mal. O tal vez no entiendo algunas ironías. ¡Escribir para la posteridad!, parece Sábato!, y yo parezco Borges criticando a Sábato... ojalá.
    En fin, falta un consejo, célebre consejo que ofrece Abelardo Castillo:
    "Si, por último, has reparado en que el dacálogo tiene doce puntos y no diez, ¡dedícate con entusiasmo a la crítica literaria!"

    ResponderEliminar
  11. el sexto mandamiento: paso
    el noveno lo tomaré como paradigma primordial
    undécimo: si no tengo sentimientos para qué gasto en psicólogo? que tonta soy.
    Duodécimo: yo creía que era exáctamente al revés

    ResponderEliminar
  12. Por fin pude entrar a esta bendita página!!!!!!
    Mi adorado Tito Monterroso.
    Este decálogo pertenece a Lo demás es silencio y se encuentra en el capítulo Selectas de Eduardo Torres (heterónimo y álter ego de Monterroso).
    Claro que no no estoy de acuerdo con todos los postulados pero rescato siempre su humor y lo que es capaz de decir Monterroso a través de Eduardo Torres.

    ResponderEliminar
  13. Bueno, les cuento que gracias a sus comentarios me obligaron a leer detenidamente el "decalogo" que bien vale la observación, no es tal, ya que son 12 los postulados. Partiendo de eso, se entiende que es una falacia. Y gracias a Maximo Ballester que parece conocer bien a Monterroso, termino de confirmar mis sospechas de que lo que escribio no lo hizo como escritor, ya que un escritor pensaría totalmente opuesto, salvo!!! por la novena, que, al parecer (recordando a la de Beethoven) siempre es buena...creo que es justamente todo lo que no tiene que hacer un escritor. En sintesis, para mi, solo se aplicaría la novena. Interesantes los comentarios de Alejandro Bennet y Androtex, y como dijo don Zaiper a debatir!!! Saludos

    ResponderEliminar
  14. Uno escribe para uno mismo, para econtrar una respuesta, para descargar todos esos sentimientos que no pueden estar en la mente...
    Y rico y poderosos, ahi vendría bien un insulto porteño. No es por agredir con palabras, pero hay ricos que son tan ignorantes como los pobres, y peor: porque el rico PUEDE hacer algo con su vida, el problema esta en querer; es decir que Cortazar no necesita un lector como yo... entonces estamos hablando de INTERES no de ARTE.

    ResponderEliminar
  15. Gastón:

    para nada de acuerdo con que "uno escribe para uno mismo". Es decir, uno escribe para sí mismo en su diario íntimo. Pero en el momento en que uno decide ponerlo en un libro, en un taller, en un blog o un baño público, es porque quiere compartirlo. Porque quiere, ademas de ser parte del presente, ser parte de la posteridad (esa que le tomamos prestada a nuestros hijos).
    Todos queremos ser heroes.

    Y por cierto que Cortazar necesita de lectores como vos o como yo. El árbol definitivamente no hace ruido si no hay nadie allí para escucharlo, y el que no llora no mama.

    P.D.: me encanta que se haya armado este debate...
    Nos lo debíamos.
    Qué no decaiga!

    Se me ocurren un par de ideas que plantearé en el próximo encuentro cruzagramístico.

    ResponderEliminar
  16. Pero claro que sí Naty, esto es una parodia, una ironía, una gran provocación (de hecho aquí lo está logrando!)

    "Ricos y poderosos" y me imagino la mueca de don Monterroso como cuando escribió aquello del dinosaurio y un monton de snobs dijeron: "Qué maravilla. Qué capacidad de síntesis!"

    ResponderEliminar
  17. Don Zaiper, a ver si por aquí me animo a algo de lo que me viene a mente cuando todos los martes le escucho repetir hasta el cansancio el lema: "uno escribe para sí mismo en su diario íntimo". No coincido, de hecho no creo que se esté hablando de lo mismo cuando se dice "uno escribe para sí mismo". Cuando lo digo no pienso en un diario, en el estilo confecionario de contar que hice hoy o los problemas que aturden mi cabeza. Cuando hablo de eso me refiero a escribir por que me es tan natural como respirar, como comer o dormir. No lo hago pensando en un público, o en que alguien lo va a leer, lo hago POR mí, no quizá PARA mí, y ahí creo que radica la confusión.
    Es como dijo Sabato (para seguir en esta onda de citar autores): "escribo porque es lo único que puedo hacer". Así me siento yo cuando escribo, y si me leen mil, dos o ninguno me es indiferente a la hora en que me siento frente a la hoja a "vivir". Quizá a eso se refieren los que dicen que escriben para sí mismos, o quizá simplemente a eso me refiero yo.
    Saludos, y hasta el martes!
    agos.
    pd:si bien con el decálogo (y no es el primero que no son 10 exactos, no sé a que tanta crítica sobre la cantidad)no coincido plenamente, se entiende que es una ironía, y que su intención era provocar, como claramente lo hizo.

    ResponderEliminar
  18. Sebatian (Barrasa) -porque yo estuve con el otro e increíble Sebastian- me parece que la discusión está buena, siempre que sea objetiva y con el fin de exponer y no "querer" imponer.
    Cuando leí el comentario más arriba, el de agostina me faltó aclarar que ella tiene razón en decir "es como respirar". El tema es más que interesante, podríamos hacer una tertulia y debatir -como el grupo de la serpiente-.
    Ahora dentro del comentario que me escribiste creo que quedan palabras pendientes. Como dijo agostina yo -porque no quiero ser abarcativo y decir "uno"- escribo por necesidad, porque hay "algo" en mis hormonas y en mis células que me hacen sentir importante el echo de escribir. No obstante creo que es diferente si a uno lo leen mil, tres o ninguna persona, porque esa interacción entre las personas es la que condiciona nuestras acciones, y eso pasa en todos los ámbitos de la vida.
    Pero quiero llegar a lo que me quedó picando, al centro que me tiraste.
    Creo que escribo como válvula de escape; mecánica clásica: mucha presión => algún lugar por donde descargar la tensión, en este caso la idea que viaja por el cuello hasta el brazo y baja hasta la mano que agarra la lapicera y mancha un papel y uno se siente bien y cree que es el mejor escritor del mundo sonreír e irse a dormir muy satisfecho... pero al día siguiente -o a los días siguientes- volvemos a acumular esa "necesidad intangible" y de vuelta el proceso. Me parece -y ahí cada uno con su idea- que uno escribe para satisfacer esa necesidad tan diferente en cada uno, sino sería: "bueno, voy a escribir un libro para que los demás me lean" y de ahí pensar en qué es lo que le gusta a la gente, y eso sabemos que es imposible o tan difícil que nos sobrepasa; aunque existe la idea de escribir un libro para mover neuronas, quizá los textos políticos o algunos que rocen y molesten las ideas de las personas, pero mientras tanto uno escribe un cuento porque tiene ganas, aparecieron así como de la nada y toda la alquimia, porque es lo que "sabemos hacer", porque un día Sebastian (Olaso) me dijo que le gustó un cuento mío y ahora estoy acá escribiendo muy contento. Jajajaja!
    Y ahora si dejo de escribir porque sino esto va a parecer un texto argumentativo y es solo el cabezazo del centro que me tiraste... Que los demás juzguen si fue gol, palo, afuera, animalada o algún arquero que ataje todo este discurso con otro mejor.

    ResponderEliminar
  19. En cuánto a quien escribe uno. Estoy de acuerdo con lo que dice Gastón de que uno escribe para uno y también con lo que dice Sebas de que uno escribe para leído. Me parece que muchas veces, y sobre todo al principio, cuando uno empieza a escribir uno escribe paraa uno, paara exorcisar sus demonios para bajar a papel y volverlo ajeno, aunque nunca tan de uno. Pero creo , y acá coincido con Sebas, que cuando uno va un taller, discute se fija como mejorar su escritura arma un blog uno ya no lo hace solamente para uno.

    Con Nelis, a quien muchos de uds conocen, hace unos meses fuimos a escuchar a Abelardo Castillo y su mujer, Silvia Iparraguirre, durante el FILBA y Abelardo dijo algo que me erizó la piel: dijo un escritor es ttodo aquel que siente que tiene algo para contar y siente que nadie más puede contarlo como lo hace uno.

    CReo que el ,lo dijo mucho mejor que yo

    ResponderEliminar
  20. Querido GEF:

    1) Yo también admiro al OSO (como conocemos en el bario a Sebas Olaso, pero no digas nada... a mi me conocen como El Zaiper)

    2) Podriamos declararlo empate si llegamos al siguiente acuerdo:
    el poeta (y cuando hablo de poeta me refiero al que ejerce la poiesis, es decir la creación con la palabra, es decir el que escribe cuentos, poemas, novelas, etc.), el poeta, decía, escribe porque sino le explota la cabeza o el corazón (en el sentido visceral de la palabra)
    Pero tiene la opción de escribirlo en un diario íntimo, o de publicarlo.
    Si lo publica, es porque quiere que lo que siente, piensa, dice, le llegue a los demás.
    Entonces, escribe porque no puede dejar de hacerlo y lo hace público porque se siente parte de la evolución de la cultura.
    Y creo que ambas dos proesas, son condiciones necesarias para que haya un poeta.

    3) Quiero tu blog en cruzagramas.
    Entrá a http://sumate.cruzagramas.com.ar y seguí los pasos para ser escritor miembro.

    ResponderEliminar
  21. Nadu:

    Me parece que Abelardo es un cruzagramas y aún no los sabe.

    ResponderEliminar
  22. Hola a todos!!!

    Que debate se armó!!! interesante, tanto como las posibles respuestas, muy personales, muy de cada uno

    Yo voy a generalizar un poco... o al menos a contar lo que observo mientras el mundo gira y a través del tiempo...

    Solo quiero decir que la mayoría de los artistas, y más allá de disfrutar en total y plena soledad de su obra, desde que arranca el texto con el dinosaurio que simplemente estaba ahí, hasta la última nota musical puesta en la partitura o la firma realizada en la pintura... desde ese mismisimo momento de soledad absoluta en que todo comienza, el artista está iniciando un camino que por lo general y en un alto porcentaje, busca en definitiva la trascendencia.

    La trascendencia puede ser para un mundo entero, para los nietos, la persona amada, una revista, un amigo, uno mismo o la posteridad...

    La trascendencia tiene que ver desde mi punto de vista con comunicar algo que va más allá de esa obra, con dejar algo, con modificar algo, con generar algo...

    Y así es como cuando uno termina una obra, siente que algo se modifico adentro.

    Ya sea en formato de diario íntimo, cd,novela, mural...

    No he escuchado o conocido a ningún gran autor que no haya buscado compartir su obra...

    Lo que no significa que no existan grandes autores que permanecen en el anonimato por propia desición


    Porque escribí todo esto? Quién lo sabe?
    Quién sabe porque Leonardo pintó a La Gioconda? Quién sabe porque Bethoveen hizo lo que hizo? Porque Gaudí imaginaba arquitecturas extrañas y a que se debe la perfecta fluidez de descripción de García Marquez...
    Lo cierto, es que cada uno de ellos contestaría que no lo sabe...precisamente por su inutilidad, el de su arte....
    Tampoco nosotros con seguridad, pero aquí estamos...buscando alternativas de difusión, de todo aquello con tinte artístico que cada uno decidirá guardar privadamente en un cajón, o mostrarlo al mundo...

    Abrazos!

    PD: creo que hay faltas de ortografía en lo que escribí, perdón!

    ResponderEliminar
  23. La verdad es que uno no puede quedar indiferente frente a éste “decálogo” que ya comienza a estar planteado, al menos, no rigurosamente, cuando presenta doce y no diez puntos; por lo que desde el principio uno ya nota algo que no “cierra”. A aquellos que creemos que nada es casual, por allí, se nos da por buscar el por qué o para qué poner doce puntos a un decálogo. Y si además, se ha sabido algo, por añadidura, sobre el significado de algunos números y resulta que: 10 significaba (entre los Caldeos) “rueda de la fortuna”, y el 12: “el sacrificio-la victima”, algo se enrarece más.
    De todos modos se trata de Literatura y no de otras artes, así que remitámonos a ello.
    No cabe duda que escribir es un arte y creo, modestamente, que en definitiva uno nunca sabe, en forma objetiva, para quien escribe , salvo que escriba una carta o un poema dirigido a una persona en particular, y hasta me atrevería a dudar de si la carta o el poema, siempre son absolutamente “para ese alguien” y no agregan cosas que están en nuestro imaginario y que hablan subjetivamente (humanos al fin) de nosotros. En principio, y como base de nuestra realización artística, uno escribe para uno mismo (coincido con Gastón), porque consciente o inconscientemente vamos en búsqueda de esa mismidad que nos hace generadores de ideas. Ideas tenemos todos, pero cada uno de los que escribimos nos permitimos atraparlas de un modo diferente; algunos a tiempo, otros las dejan sedimentar (como decía Truman Capote). Intuición, experiencia, experimentación, juego, observación, son algunos de los fenómenos impulsores, luego viene el proceso de plasmar eso en el papel, y más adelante el “parto”. Parto de nacer y parto de partir, porque la obra creada ya tiene vida propia y tendrá su destino, pueda ser que quede en el cajón de algún escritorio o vuele hasta alguna librería…
    Entonces se ha dado lo que Umberto Eco llama: transformación de lo informativo (nuestra idea) en significante.
    Bueno, hay un millón de cosas más para decir; evidentemente el “público inteligente” tendrá mucho más para agregar, por ahora concluyo con una frase de Gabriel Felding: ”para mi escribir es un viaje, una odisea, un descubrimiento, porque nunca estoy seguro de lo que encontraré”

    Cariños para todos y sigamos debatiendo, que eso, sí, merece un decálogo… o varios.
    Susana Inés Nicolini


    PD: si me dan a elegir prefiero tener el éxito de Cervantes, la vida tranquila de Byron y ganar tanto dinero como Bloy, je!

    ResponderEliminar
  24. Pregunta que hace al tema: ¿cómo merde de hace para aparecer con nombre y no cómo anónimo?...El Zaiper debe saber, seguro, asi que le pido que me desasne, plase!
    Besiños
    Susana Inés Nicolini

    ResponderEliminar
  25. Esto se ha puesto muy buenísimo.
    Y si armamos el decálogo del escritor de los cruzagramas?

    Tendría que ser un decálogo de unas 60 o 70 permisas... eso sí.

    ResponderEliminar
  26. Podríamos armar el decálogo de los decálogos del escritor cruzagramas. Ahí tenemos para tirar 100 premisas al techo, de paso evitamos suspicacias respecto a la cantidad de puntos y tenemos para tirar ideas al techo.
    Slds

    ResponderEliminar
  27. Ok

    voy a armar la plataforma para que lo armemeos (por ejemplo con un wiki, que permite borrar, agregar, modificar, entre varios autores y conservando las distintas versiones)

    Ahora ando con tiempos acotados, pero que lo armo, lo armo!

    Después no me arruguen

    Sería algo así como "decalogo de los decálogos del gran cruzagramo"...

    ResponderEliminar
  28. Empecemos a ser sinceros... el q escribe, escribe... Y NADA MAS!!! no busquen publico, o fama o lectores inteligentes... ¿porque? por que no funciona asi, no piensen en lo que el otro va a pensar, no quieran ese nivel de control de la gente, no sirve de nada. ¿Acaso alguno de sus escritores favoritos les dice como pensar? No seamos hipocritas...

    Escriban y solo eso ¿porqué? por que es su responsabilidad. Si nacieron con ese don, tienen que usarlo. Tienen q entender la posicion del escritor antes que nada, ¿porque escriben ustedes? ¿para cubrir un vacio? ¿para revelar su razon de ser? ¿para generar un pensamiento en esa otra persona? ¿como metodo de escape? ¿como cable a tierra? ¿como hobby?

    Yo creo q la verdadera literatura es esa en donde no se conoce la siguiente palabra, esa "escritura automatica"... Sino no es literatura, es volante de carniceria.

    Citando: "Por los tenebrosos rincones de mi cerebro, acurrucados y desnudos, duermen
    los extravagantes hijos de mi fantasía, esperando en silencio que el
    arte los vista de la palabra para poderse presentar decentes en la escena del
    mundo."(Becquer, prologo de Rimas)

    ResponderEliminar
  29. Secta:

    estoy de acuerdo en parte de lo que decís (aunque suelo preferir no utulizar expresiones com "hipócritas"; me gusta más cuando decís "yo creo que") Porque a la larga, toda opinion es válida y tan cierta como lo crea su autor.

    Estoy de acuerdo con casi todo, salvo en aquello del don.

    En los talleres nos hemos dado cuenta que con hasta el más "rimista berreta de asiento de atrás del colectivero", con trabajo, llega a ser un garn escritor.

    Creo que más que un "don" divino inyectado en nosotros por la divina providencia, creo que tiene más que ver con la voluntad y el deseo: si uno quiere y trabaja para hacerlo, es altamente probable que lo consiga.
    Ojo: yo no creía esto, pero los hechos me lo demostraron (claro que están quienes dicen que tal persona tenía el don y en el taller lo que hizo fue descubrirlo, pero entonces...

    ResponderEliminar
  30. Susana Inés Nicolini26 feb. 2009 02:35:00

    Repito, pero no como Anónimo :-) Me hago cargo!

    La verdad es que uno no puede quedar indiferente frente a éste “decálogo” que ya comienza a estar planteado, al menos, no rigurosamente, cuando presenta doce y no diez puntos; por lo que desde el principio uno ya nota algo que no “cierra”. A aquellos que creemos que nada es casual, por allí, se nos da por buscar el por qué o para qué poner doce puntos a un decálogo. Y si además, se ha sabido algo, por añadidura, sobre el significado de algunos números y resulta que: 10 significaba (entre los Caldeos) “rueda de la fortuna”, y el 12: “el sacrificio-la victima”, algo se enrarece más.
    De todos modos se trata de Literatura y no de otras artes, así que remitámonos a ello.
    No cabe duda que escribir es un arte y creo, modestamente, que en definitiva uno nunca sabe, en forma objetiva, para quien escribe , salvo que escriba una carta o un poema dirigido a una persona en particular, y hasta me atrevería a dudar de si la carta o el poema, siempre son absolutamente “para ese alguien” y no agregan cosas que están en nuestro imaginario y que hablan subjetivamente (humanos al fin) de nosotros. En principio, y como base de nuestra realización artística, uno escribe para uno mismo (coincido con Gastón), porque consciente o inconscientemente vamos en búsqueda de esa mismidad que nos hace generadores de ideas. Ideas tenemos todos, pero cada uno de los que escribimos nos permitimos atraparlas de un modo diferente; algunos a tiempo, otros las dejan sedimentar (como decía Truman Capote). Intuición, experiencia, experimentación, juego, observación, son algunos de los fenómenos impulsores, luego viene el proceso de plasmar eso en el papel, y más adelante el “parto”. Parto de nacer y parto de partir, porque la obra creada ya tiene vida propia y tendrá su destino, pueda ser que quede en el cajón de algún escritorio o vuele hasta alguna librería…
    Entonces se ha dado lo que Umberto Eco llama: transformación de lo informativo (nuestra idea) en significante.
    Bueno, hay un millón de cosas más para decir; evidentemente el “público inteligente” tendrá mucho más para agregar, por ahora concluyo con una frase de Gabriel Felding: ”para mi escribir es un viaje, una odisea, un descubrimiento, porque nunca estoy seguro de lo que encontraré”

    Cariños para todos y sigamos debatiendo, que eso, sí, merece un decálogo… o varios.
    Susana Inés Nicolini


    PD: si me dan a elegir prefiero tener el éxito de Cervantes, la vida tranquila de Byron y ganar tanto dinero como Bloy, je!

    ResponderEliminar
  31. Susana Inés Nicolini26 feb. 2009 03:10:00

    Para Secta:

    Hipócrita: del latín hipocryta y éste del griego hypocrités. Adj.:Que finge o aparenta lo que no es o lo que no siente. Aplícase especialmente al que simula virtud o devoción.
    Ninguna de las personas que han puesto de manifiesto sus comentarios sobre el mentado decálogo de Monterroso han simulado virtud o devoción, por el contrario pusieron en palabras (lo que no es poca cosa) sus sentimientos más auténticos sobre el mismo.
    Decirle hipócrita a alguien conlleva una fuerte dosis de “juzgamiento” que dista mucho de la proclamada libertad que aducís en la literatura, que según tu opinión, es auténtica.
    Y si así fuera, y alguno de nosotros buscáramos lectores inteligentes, fama, público o lo que se nos diera ganas buscar, es un tema de cada uno. Pregúntate por qué vos hablas de ejercer “control” sobre los demás… ¿qué se te ocurre?... los otros nos hacen de espejos, y cuando algo del calibre que vos expresas sale con tanta fiereza es porque nos molesta y nos toca algún punto oscuro que no hemos podido resolver.
    Dejanos a los que escribimos la “mala literatura” que no es automática, sabiendo la palabra que viene después que sigamos buscando a “ese lector”.
    Y en tren de citar… cito:
    “Un libro es una cosa entre las cosas, un volumen perdido entre los volúmenes que pueblan el indiferente universo, hasta que da con su lector, con el hombre destinado a sus símbolos. Ocurre entonces la emoción singular llamada belleza, ese misterio hermoso que no descifran ni la psicología ni la retórica.
    La rosa es sin por qué, dijo Angelus Silesius, siglos después, Whistler declararía: El Arte sucede. Ojalá seas el lector que éste libro aguardaba.
    (Prólogo de la Colección Biblioteca Personal de Jorge Luis Borges)

    Suerte!

    ResponderEliminar
  32. El pensar es un don. El ver a la realidad como una de las tantas posibilidades es un don... a eso me referia... la diferencia es la fuerza que el mismo ejerce sobre la persona en cuestion, puede que no necesites estimulo para crear un texto hermoso o puede que tengas que pegarte un viaje de hongos para escribir algo decente. Hipocritas... hipocritas... tal vez no era la mejor palabra, la mas clara, pero es la que salio en ese momento y la respeto por haberse antecedido ante las otras. No les dije hipocritas a todos los que escribieron, los llame asi solo aquellos que se mienten, que pueden ser un Cortazar o un Borges y son un Coelho (ahi no juzgo la literatura, es solo una opinion de la genialidad de uno y el otro). No juzgo, ni nadie tiene la virtud necesaria (derecho, ¿porq no?) para hacerlo, solo opino... busco una mejor literatura, busco elevar la potencia de ese don al maximo, no quiero ese conformismo que nos elimina, de a poco, la cratividad, y nos condena a la mediocridad del pensamiento. No les hablo al resto, les hablo a ustedes, a los que tienen ese don.
    Lo del control es... para ser claro, algo basico, si vos escribis con una sola meta, una sola idea, un "objetivo", en la interpretacion del mensaje le vas a estar diciendo al lector que ess lo que tiene q pensar, por que no lo vas a presentar como una opinion, ni una duda, vas a decirle de que color son las rosas y eso, al menos a mi, no me va. Hay que entender que si el escritor llega a las masas acarrea una responsabilidad. "El hueco que la obra genial ha producido a nuestro alrededor es un buen lugar para encender nuestra pequeña luz. De allí la inspiración que irradian los genios, la inspiración universal que no sólo nos impulsa a la imitación." (Kafka)
    Susana lo mio no es un trauma, ni nada parecido, pero, hace ya tres años (tengo 20), que me molesta todos aquellos que solo quieren tener el control y ejerserlo para su capricho. Yo solo soy, o al menos quiero serlo, un despertador, un provocador (porq no?), alguien que genere esa duda y ese pensamiento posterior, no mas... no busco fama ni reconocimiento, no me importa que mi nombre este en la Billiken de dentro de 50 años, no, preferiria romperle la cabeza a algun buen escritor y que solo él supiera mo nombre completo. Lo demas no me interesa.

    De igual manera acepta las dos interpretaciones, con total honestidad, pero, es obvio, pienso diferente.

    "Un libro tiene que ser el hacha que rompa el mar congelado que esta en nuestros corazones" (Kafka)

    ResponderEliminar
  33. Secta: no se si realmente es un "DON" como algo mágico (o peor aún: como algo inebitable).
    Creo que es más una cuestión de deso y trabajo (mucho trabajo y muchas ganas)
    En los talleres me he encontrado con más de un alumno que traía sus textos en verso rimado (y muy mal) pensando que eso era poesía... y luego de mucho trabajo (por parte del grupo) los tenemos publicados o premiados o...
    Y así con todo. Creo que los pilares son:
    - Las ganas
    - El intercambio (leer, compartir con otros escritores, dara conocer el material o sea publicar, y recibir las devoluciones y retroalimentarse)
    - La dedicación


    Claro que uno podría decir que ese es el DON

    Entonces sí.

    Lo que sí se es que ninguno es hipócrita ni tiene razón ni está equivocado. Simplemente estamos aprendiendo con esta maravillosa técnica que se llama diálogo y que el hada Internet nos facilita.

    Qué bueno este debate que se armó.
    Esta semana subo otra propuesta provocadora a la página...

    ResponderEliminar
  34. Y ahora que releo... ojo no creo que la clave sea escribir para escritores... el destinatario de nuestro arte es el lector (el actor no actúa para los actores ni el pintor pinta para los pintores ni el bailarín para los bailadores ni...)

    Una de las cosas que separo (y separa) a la literatura de la gente fue la visión elitista de cultivar un lenguaje erudito, con la excusa de nivelar hacia arriba. Tan arriba que a veces ni siquiera el propio autor siente lo que hace.
    Como una vanguardia que olvida a la retaguardia y se va corriendo solito solito. Lejos lejos y cuando llega se encuntra con un espejito y dice "Qué lindo soy" o "qué feo soy" que para el caso es exactamente lo mismo, porque se está sólo y ya no hay nadie para juzgarte.

    Voy a republicar un texto de Cortazar que habla al respecto...

    Estén atentos...

    ResponderEliminar
  35. Susana Inés Nicolini26 feb. 2009 15:01:00

    Gracias Sebas, estaremos atentos.

    PD: Secta, me permito dudar sobre lo que decís no es un trauma, palabra que trajiste vos mismo a éste debate. No obstante, no es ese el tema en cuestión.
    También, me permito enfatizar que el “don”, como dice Sebastián no es la aplicación azarosa de un "destino mágico", si no el arduo trabajo y la dedicación de quienes están decididos a atravesar el camino del “escribir”. Lo que sí es seguro que sólo con muchísima voluntad y entrenamiento, además de compartir con otros “la travesía” se arriba a lo que podríamos llamar el “ser artístico”, se trate de escribir, pintar, actuar, bailar, o lo que sea. En éste espacio se trata de literatura. Lo valioso, sin duda, es la expresión veraz del ser humano como hecho volitivo, se pueda acordar o discrepar.
    Cogito ergo sum

    (la verdad es que esto se puso buenísimo!)

    ResponderEliminar
  36. Que debate se armó!

    Bueno, en resumen...

    yo creo que escribo porque me lo pide la boca cuando no puede expresar...

    me lo pide el teclado cuando imanta y hechiza mis dedos a la velocidad del fuego

    me lo pide nadie, y eso es importante

    porque entonces, escribo porque no es una obligación, ni un derecho, ni un fin, ni siquiera tiene un porque

    Escribo porque no es una responsabilidad

    Escribo porque soy libre

    Escribo porque me da la gana

    Porque que me importa lo que escribo

    sí son notas de amor, muerte, dolor, fantasía

    o letras de bronca, pasión, novela, realidad, incertidumbre, cuento, niñez...

    que me importa porque escribo lo que escribo

    si no tengo que dar cuenta por ello

    si yo no fui...



    Besos a todos!

    ResponderEliminar
  37. En verdad pensamos diferentes, cosa que me gusta, sino seria demasiado aburrido. Lo que yo entiendo es eso, no se porque, pero es algo que sale de mis venas, tanto asi como mi literatura, trato que sea viceral y no premeditada... ese soy yo, no mas.

    Susana, lleve la palabra trauma al debate por lo que me contestaste, entendi que te referias a eso y lo quise sintetizar, pero, como vos dijiste, no es parte de este debate. Fuera de eso, creo que mi idea, tal vez, la resumio y la expreso mejor Coni Salgado,
    "yo creo que escribo porque me lo pide la boca cuando no puede expresar...
    me lo pide el teclado cuando imanta y hechiza mis dedos a la velocidad del fuego
    me lo pide nadie, y eso es importante"

    Pero bueno, lo hermoso de este debate, mas alla de las opiniones personales, es que se armo, es que hay personas que piensan (cosa dificil de encontrar) y que podemos separar, al menos, dos formas de escribir totalmente diferentes. Tal vez sirva para el "Decalogo del Escritor" de cruzagramas... tal vez no...

    "Escribir para que el dolor sean 5 palabras y el amor 6"

    ResponderEliminar
  38. Este Señor MOnterroso tiene un excelente sentido del humor; Y eso, a mí en lo personal, me llena de admiración.
    Después, si sus decálogos son ciertos o no, me preocupa muy poco. Ya amanecí sonriendo.

    ResponderEliminar

Esta web es el espacio participativo y de difusión de la comunidad literaria CRUZAGRAMAS.
Cruzagramas no acepta comentarios autoritarios, publicitarios, pancartistas...
Los comentarios anónimos están sujetos a evaluación por parte del equipo editor de cruzagramas.
Los comentarios que no tengan que ver con el contenido del artículo, podrían ser borrados.

Si tenés un perfil en google, el comentario quedará firmado automáticamente. Sino, podés elegir la opción de nombre/url. Completá tu nombre y si no tenés una URL, dejá ese campo vacío.