Que así sea (Coni Salgado)

Argentina, 24 de marzo de 1976 - 2008



Que un día, los pañuelos blancos puedan descansar en paz.
Que las acciones de los tiranos de antes, no vuelva a repetirse, bajo ninguna de sus formas, en los jóvenes de ahora.
Que no sean las armas el ejemplo, nada más que de artefactos dignos del basural.
Que no nos hunda la mentira de los poderosos indignos.
Que no vuelvan los años de la desaparición de los valores humanos.
Que la identidad de aquellos que no pudieron crecer cerca de sus padres, encuentre consuelo en un hoy de esperanza; en la certeza de que la matanza no volverá a derramarse sobre la patria; en la convicción de que los hijos tendrán familia.
Que se haga justicia con las almas que hace tanto tiempo dejaron de ver la luz.
Que la frase "régimen militar" quede grabada en los diccionarios como sinónimo del peor de los insultos alguna vez construido.
Que no dejen de florecer sobre las tumbas inocentes, las flores de la historia que no volverá a repetirse.
Que se expresen siempre las ideologías, y que nos hagan pueblos libres y pensadores.
Que así sea, algún día, en nombre del amor, que así sea...

7 comentarios:

  1. claro, que así sea.

    Vanina

    ResponderEliminar
  2. Conjugado con la Pascua y todo lo que de ella pretenden hacernos carne, estas palabras nos traducen al Verdadero sentimiento de Resurrección. Debemos desearlo muy profundamente o ... tomar conciencia de una vez por todas.

    Gracias Coni

    Mónica

    ResponderEliminar
  3. Muy bien Salgado, pero todo esto debe ser regado constantemente, y esta es la forma, en todos los ámbitos, para dejar de ser cómplices en el silencio, herramienta que usaron los dueños de la muerte entonces, para asentar su poder. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Coni:
    Comparto ampliamente tus " quiero". Los escribiste con el corazón y la razón y he tenido un gusto enorme al leerte.
    Y yo te cuento en lo posible en forma suscinta, que no creí jamás que un "quiero" escondido en mi corazón, se hizo realidad este 24, después de tanto y tanto. Pisé los predios de la ESMA. Yo, simple mortal a quien habían educado como a toda mi generación, con la premisa de que allí, allí, se instruían los defensores de la Patria más honestos,más finos, más educados. Y este 24 de marzo traspasé sus puertas que otrora eran grandeza, pisé su césped, me senté, ciudadana común y vi la película "VICTORIA". Una historia de dolor y búsqueda y reencuentros como tantas que conocemos. Pero esta vez tuve paz. Esa PAZ que en tu "quiero" está.
    Hoy me regocijé y quién nos niega la posibilidad de que realmente lleguemos a tener verdaderos defensores de la Patria y no verdugos disfrazados de patriotas.
    Tu texto me emocionó y yo quise contarte mi experiencia, con humildad y un poquito de alegría.
    Vamos andando, después de tantos años, tarde, pero andamos.
    Un abrazo
    Sonia

    ResponderEliminar
  5. Quiero compartir con vos, Coni, y con todos, esta poesía escrita por una amiga, Marta, con la que compartí días, semanas y años, allá por los años ´80.

    Rostros sin nombres, cuerpos llagados
    despojos vivos
    ¿quiénes son ellos?
    Hombres, mujeres, adolescentes
    niñez dolida
    miles y miles.
    Muñón deshecho, bota en la cara
    gritos ahogados ¿dónde están ellos?
    Poder hallarlos...
    Rama de otoño que se deshoja
    hoja por hoja.
    ¿no los has visto?
    Rincón del pecho que se estrangula
    luna tras luna
    ¿no los conoces?
    Fueguito apenas entre la niebla
    ¿no sabrá de ellos alguna estrella?
    Rostros de acero, manos culpables
    discursos vagos, interminables
    ¿dónde están ellos?
    Más oficinas, otros cuarteles
    voces que claman, desesperadas.
    Nadie responde.
    Niñez dolida, miles y miles
    hombres, mujeres, adolescentes
    ¿no los recuerda?
    Andaban siempre por los caminos
    juntando brazos.
    Andaban siempre, sin detenerse,
    traían siembra de amaneceres
    y en sus gargantas, coplas prohibidas
    porque eran cantos de rebeldía.
    Tierra de todos en sus pestañas
    y entre sus manos, niñez alada
    niñez dolida, miles y miles...
    ...
    -los hallaremos
    -sí, pero ¿dónde?
    Ya recorrimos todos los sitios.
    Fueguito apenas entre la niebla.
    Nadie responde.
    Habrá otro tiempo que los encuentre
    rosas creciendo sobre el espanto.
    Patria de todos
    niñez naciente.

    ResponderEliminar
  6. Gracias Nora!!!
    Por dejar este poema aquí, y por las ilustraciones hermosas que haces y que iluminan el mundo!
    Besos
    Coni

    ResponderEliminar

Esta web es el espacio participativo y de difusión de la comunidad literaria CRUZAGRAMAS.
Cruzagramas no acepta comentarios autoritarios, publicitarios, pancartistas...
Los comentarios anónimos están sujetos a evaluación por parte del equipo editor de cruzagramas.
Los comentarios que no tengan que ver con el contenido del artículo, podrían ser borrados.

Si tenés un perfil en google, el comentario quedará firmado automáticamente. Sino, podés elegir la opción de nombre/url. Completá tu nombre y si no tenés una URL, dejá ese campo vacío.