Hasta siempre poeta (a Mario Benedetti)


Querido poeta:

Hoy te nos fuiste a pasear
para cantarnos desde el universo.
Tu paso por aquí no ha sido en vano.

Lo sabés.



Por qué cantamos


(Mario Benedetti)



Si cada hora viene con su muerte
si el tiempo es una cueva de ladrones
los aires ya no son los buenos aires
la vida es nada más que un blanco móvil

usted preguntará por qué cantamos

si nuestros bravos quedan sin abrazo
la patria se nos muere de tristeza
y el corazón del hombre se hace añicos
antes aún que explote la vergüenza

usted preguntará por qué cantamos

cantamos porque el río está sonando
y cuando suena el río / suena el río
cantamos porque el cruel no tiene nombre
y en cambio tiene nombre su destino

cantamos por el niño y porque todo
y porque algún futuro y porque el pueblo
cantamos porque los sobrevivientes
y nuestros muertos quieren que cantemos



si estamos lejos como un horizonte
si allá quedaron árboles y cielo
si cada noche es siempre alguna ausencia
y cada despertar un desencuentro

usted preguntará por qué cantamos

cantamos porque llueve sobre el surco
y somos militantes de la vida
y porque no podemos ni queremos
dejar que la canción se haga ceniza.

cantamos porque el grito no es bastante
y no es bastante el llanto ni la bronca
cantamos porque creemos en la gente
y porque venceremos la derrota

cantamos porque el sol nos reconoce
y porque el campo huele a primavera
y porque en este tallo en aquel fruto
cada pregunta tiene su respuesta





Mario Benedetti
escritor Uruguayo

26 comentarios:

  1. El paraíso amarillo se llenó de charcos de pétalos lilas.

    ...pero revivirás, cada vez que te lean y te canten.

    ResponderEliminar
  2. - Los poetas nunca se van, siempre se quedan mirando y sintiendo desde sus versos.
    Hasta siempre poeta. Hasta siempre....

    ResponderEliminar
  3. porqué cantamos?...
    los que quedamos seguiremos cantando ese himno a la vida que alguien nos dicta,para que ésta no pase y quede marchita.
    Hasta pronto cuándo nos llamen para formar otro grupo de escritores en algún lugar donde el inmenso cielo nos cobijará.con el respeto de siempre antovazquez.

    ResponderEliminar
  4. Recordar y despedir a un poeta como Benedetti...en la elección de un poema tan significativo para los argentinos.
    Gracias, Sebas!

    ResponderEliminar
  5. Es reiterativo,pero tan bello el escritor no muere...vive por siempore en sus letras,y como el dice en este bello poema la vida es un blanco movil...por siempre¡¡

    ResponderEliminar
  6. Si cada hora viene con su muerte, la muerte de Mario cae como una catarata de hojas secas de otoño. La muerte de Mario es mucha vida y estará con nosotros por siempre. Entonces cantamos. Porque sabemos como él, que es una bella manera -acaso la única- de vencer la derrota.

    Después de la muerte de Mario, está muy claro, nadie puede preguntar por qué cantamos.

    ResponderEliminar
  7. ¡Gracias Mario Benedetti por haber existido!

    ResponderEliminar
  8. Es asi, el poeta nunca muere: vive en nosotros.
    Gracias por la publicacion.

    ResponderEliminar
  9. Sebastián Olaso18 may. 2009 14:07:00

    Alguna vez dije que Benedetti, como poeta, no me convencía. Sin embargo, dije, me habría encantado ser su nieto. La personalidad de Benedetti, que conocí gracias a poemas que no me convencían, me parecía extraordinaria. Quién sabe, quizás ése sea otro modo de ser un gran poeta. Hoy siento que he perdido a un abuelo que nunca me conoció, y que merece toda la admiración, el respeto y el dolor que tanta gente está mostrando a lo largo y lo ancho del mundo.
    Hace pocas semanas, también en Uruguay, hemos perdido a otra abuela, la gran poeta Idea Vilariño. Seguiremos aplaudiéndolos hasta que nos sangren las palmas.

    ResponderEliminar
  10. Hasta siempre Mario Benedetti.


    TORMENTA

    "Un perro ladra en la tormenta
    y su aullido me alcanza entre relámpagos
    y al son de los postigos en la lluvia

    yo sé lo qu convoca noche adentro
    esa clamante voz en la casona
    tal vez deshabitada

    dice sumariamente el desconcierto
    la soledad sin vueltas
    un miedo irracional que no se aviene
    a enmudecer en paz

    y tanto lo comprendo
    a oscuras / sin mi sombra
    incrustado en mi pánico
    pobre anfitrión sin huéspedes

    que me pongo a ladrar en la tormenta."


    Nuestro pequeño homenaje desde Poesia_Amistad:
    http://poesiaamistad.puertodeluz.org/viewtopic.php?p=19221#19221

    Tantos poemas, tanta vida, tanto ejemplo que nos dejas. Muchas gracias Mario.

    ResponderEliminar
  11. COMO bien dijo el poeta EL OLVIDO ESTA LLENO DE MEMORIA.

    Para Mario BENEDETTI no habra olvido porque está desbordado de memoria

    ResponderEliminar
  12. Querido Sebas Olaso:

    sos un enorme poeta. Mario Benedetti estaría muy orgulloso de se tu abuelo.

    ResponderEliminar
  13. Hoy me llamo Mario
    yo queria un abuelito mario, uno que mirara con ojos de niño, uno pa ponerle boina y salir a barear... lo quise desde siempre, y no solo porque me presento a otros poetas como el (roque dalton, rafael barret), tambien porque me invito a asomarme al mundo de la poesia y me regalo su compañía cuando mas solo me sentía. Fue el quien me enseño a esperar que la alegria tire piedritas contra mi ventana (y a abrirla), y me dio fuerza para guardar la angustia en su escondite. Con el me desprendi de la obligación de estar alegres, a porfiar en la loca esperanza de desactivar la lapida con el sembradío, la guadaña con el clavel, a comprender que el hombre es eso, esa batalla...
    Perdonenme que no siga, las lagrimas no me dejan ver lo que las manos se niegan a escribir... no me puedo despedir de mi abuelo-compañero Mario Benedetti porque cuando dios o pichuco o quien sea toma entre sus manos la vida bandoneon y le sugiere que llore o regocije, uno siente el tremendo decoro de ser tango, y se deja cantar y ni se acuerda, que alla espera el estuche...
    Vos tambien llegaste temprano, demasiado temprano, a una muerte que a esta altura no sabra que hacer con tanta vida.

    ResponderEliminar
  14. Lindo homenaje Sebastián. El poema es de los que más llegan a mí.
    Esa dulce mirada transmite la tristeza de su alma.
    No quería seguir viviendo
    Ahora está junto a su amor
    Allí donde no hay dolor, enfermedades, injusticias, traiciones.
    Allí donde todo es alegría.


    Nosotros que nos enamoramos escuchando sus poemas.
    Nosotros que lloramos leyendo una de sus novelas.
    Nosotros que nos encontramos reflejados en alguno de sus personajes.
    Nosotros hoy no podemos decirle adiós.

    Elda

    ResponderEliminar
  15. MURIO, UNGRANDE QUE DEJO EN SUS VERSOS ENTENDIBLE POR TODOS, EL AMOR A LO COTIDIANO,A LO QUE REALMENTE ES ESENCIA, QUE EN SU DIVERSIDAD, ABARCO TODOS LOS TEMAS PARA SER LEIDOS Y ENTENDER LA VIDA

    ResponderEliminar
  16. Sabemos que vivirá por siempre.
    Si murió fue porque existió.
    Y gracias por eso!

    ResponderEliminar
  17. Gustavo Araujo19 may. 2009 08:53:00

    Hasta para un necio de la poesía como yo es imposible no dejar salir una lágrima por don Mario Benedetti. Como él mismo escribió al morir su amada Luz..."cargo conmigo mismo a duras penas/ al buen amor se lo llevó la muerte/ y ya no sé ppara quién seguir viviendo". Descanse en paz Mario, de la mano de quien tanto ama.

    ResponderEliminar
  18. Por: Reinaldo Spitaletta

    Cuando muere un poeta, se muere un pedazo de la tierra, pero crece la hierba en otros lugares.

    Tal vez porque el poeta es la mala conciencia de su tiempo, es decir, un faro, una bofetada, anuncios de una vida nueva. La instauración de una patria que no es la de los políticos ni la de los banqueros, sino la del hombre (¿qué es un hombre?) ante la incertidumbre y la soledad.

    Mario Benedetti, que padeció el exilio, pero después la experiencia del desexilio (palabra inventada por él), sintió en carne propia las persecuciones, las amenazas de muerte, las listas negras, y dio cuenta de ellos en sus llamados a la resistencia, en sus cantos de amor y de esperanza. Abrazó todos los géneros literarios: novela, ensayo, teatro, cuento y poesía, y escribió letras para canciones, que siguen cantando los enamorados y los que luchan por la justicia.

    El uruguayo, amante del fútbol y del tango, escribió sus primeros versos en alemán, cuando era apenas un pibe de pantalón corto y su papá tuvo que ir a la escuela a confirmarle al profesor que, en efecto, esos versos eran de su hijo. En su literatura no sólo está Montevideo sino América Latina, con todos sus dolores y claroscuros.

    Para un poeta debe ser una suerte de consagración cuando sus creaciones van de boca en boca, cuando las recita un estudiante, cuando las pronuncia un ama de casa. Cuando se vuelve patrimonio de todos. Algunos, muy sofisticados, dirán que esa situación es carencia de hondura. Otros, con menos pretensiones, afirmarán que es como ver caer la lluvia, o como ganar el pan con el poder de los sueños. Y de la luz.

    Benedetti, un conspirador, no escribió, según él, en función del éxito. “Escribí lo que me salió de las pelotas”. Y tal vez de las pelotas le salieron los cuentos Montevideanos, y ese puntero izquierdo que no era apto para los sobornos, y sus novelas, y su amor por los desheredados y perseguidos. “Padre nuestro que estás en los cielos, / con las golondrinas y con los misiles, / quiero que vuelvas antes de que olvides / cómo se llega al sur de Río Grande”.

    El autor de La Tregua, poseedor de una ironía punzante e inteligente, bien podía escribir sobre el Che, cantarle al guerrillero uruguayo Raúl Sendic, a una mujer desnuda y al oscuro, y decir que “una carta de amor no es el amor / sino un informe de la ausencia”. La dictadura uruguaya lo obligó a volarse a la Argentina, donde lo recibió algo más tenebroso: las amenazas de la Triple A, en los tiempos del brujo López Rega.

    Benedetti, aparte de sus virtudes literarias tuvo otra: jamás se doblegó ante el poder. Más bien, lo vapuleó y se burló de los tiranos. No tuvo compasión con los burócratas y el barrio estuvo entre sus afectos más reconocibles: “Volver al barrio siempre es una huida / casi como enfrentarse a dos espejos / uno que ve de cerca / otro de lejos / en la torpe memoria repetida…”.

    Benedetti lanzó su botella al mar, con la esperanza de que algún día llegue a una playa desierta, y entonces un niño la encuentre y la destape, y en lugar de versos “extraiga piedritas y socorros y alertas y caracoles”. Lo mejor de cuando muere un poeta es que la gente corre a buscar sus libros, a encontrar vida en las palabras.

    El poeta seguirá viviendo en algún bandoneón, que es también la vida. Hay los que sostienen que el bandoneón lo toca Dios. Benedetti sabía que lo tocaba Troilo “ya que dios apenas toca el arpa y mal”. ¿Seré curioso, señor ministro?, pero con la muerte de Benedetti comenzamos a comprender las bienvenidas mejor que los adioses.

    ResponderEliminar
  19. UNA MUJER DESNUDA


    Una mujer desnuda y en lo oscuro
    tiene una claridad que nos alumbra
    de modo que si ocurre un desconsuelo
    un apagón o una noche sin luna
    es conveniente y hasta imprescindible
    tener a mano una mujer desnuda.

    Una mujer desnuda y en lo oscuro
    genera un resplandor que da confianza
    entonces dominguea el almanaque
    vibran en su rincón las telarañas
    y los ojos felices y felinos
    miran y de mirar nunca se cansan.

    Una mujer desnuda y en lo oscuro
    es una vocación para las manos
    para los labios es casi un destino
    y para el corazón un despilfarro
    una mujer desnuda es un enigma
    y siempre es una fiesta descifrarlo.

    Una mujer desnuda y en lo oscuro
    genera una luz propia y nos enciende
    el cielo raso se convierte en cielo
    y es una gloria no ser inocente
    una mujer querida o vislumbrada
    desbarata por una vez la muerte.
    Mario Benedetti

    ResponderEliminar
  20. Que hermoso homenaje a este artista tan querido

    ResponderEliminar
  21. El 28 de abril murió Idea Vilariño. La poeta uruguaya. Nadie habla de ella, no le rinden grandes homenajes. O quizá sí, quizá el sentimiento de pérdida sea tan profundo que no haya fuerza más que para leerla y quedarse en casa.

    ResponderEliminar
  22. Alejandra Cordero19 may. 2009 19:20:00

    Sebastián Olaso muy bello tu texto. Estuve noches pasadas releyendo algunos textos de Benedetti, "Sábado de Gloria" un cuento donde la muerte es inminente, el último que leí.
    Quiera Dios que descanse y se reúna con su amada.

    ResponderEliminar
  23. Gracias Sebastianes, Olaso y Zaiper.
    Mario Benedetti fue a escribir en las estrellas
    para enviarnos desde alli su luz de amor
    por la el pueblo y la verdad y la justicia.
    Es que ha cielo abierto se necesitaba un gran poeta. Gracias maestro Benedetti, por dejarnos tu amor y tu ternura por las causas justas y por la humanidad.
    y gracias a mi maestro Olaso por recordarlo, asi, como siempre hace el de manera, profunda
    emotiva y sutil.
    Graciela Diaz

    ResponderEliminar
  24. Mario no se fue, está adentro del corazón de cada poeta y cada lector de poesía.
    Mientras estuvo aquí, nos llenó el alma de alegría, hasta cuando sus versos nos hacían llorar de tristeza. Ahora se nos adelantó en el camino. Algún día, que sólo Dios conoce, nos reencontraremos en el infinito y mirando sus ojos mansos le diremos: ¡Recítenos una poesía maestro! Y él, con su sonrisa buena comenzará a decir los versos que tanto amamos cuando vivíamos en este mundo.

    ResponderEliminar
  25. Ayer escuchaba a Galeano en la tele...
    hablaba sobre Mario... hablaba de su humanidad, de su simpleza, y decía: ¨ Benedetti nunca se creyó Benedetti¨

    y yo pienso que su mirada tierna, es el resultado de toda su obra saliéndole por los ojos...

    Al poeta de la palabra sencilla, y la mirada calma... mis palabras de homenaje...

    http://depupilasyconjurosalatinta.blogspot.com/2009/05/blog-post_17.html

    La poesía en tu voz no se olvidará...

    Coni

    ResponderEliminar
  26. Juan Manuel Garzón:después de tu homenaje sobran las palabras.¿Quién tendrá autoridad, al final de los tiempos, de decidir si la obra de un poeta carece de honduras o no?
    IRENE URIZA

    ResponderEliminar

Esta web es el espacio participativo y de difusión de la comunidad literaria CRUZAGRAMAS.
Cruzagramas no acepta comentarios autoritarios, publicitarios, pancartistas...
Los comentarios anónimos están sujetos a evaluación por parte del equipo editor de cruzagramas.
Los comentarios que no tengan que ver con el contenido del artículo, podrían ser borrados.

Si tenés un perfil en google, el comentario quedará firmado automáticamente. Sino, podés elegir la opción de nombre/url. Completá tu nombre y si no tenés una URL, dejá ese campo vacío.